web
counter

Textos

Espacio dedicado a las aportaciones creativas gentileza de nuestros autores invitados: poemas, cuentos y microrrelatos inéditos dirigidos especialmente a los lectores de DRAGARIA.

Daniel Bellón

Oficio

«Desde lo alto vibra la ciudad su mediodía, / o es la memoria que reverbera / vuelta un fuego que la consume».
Antolín Dávila

Las ideas de cada cual

«Llevaba pensándolo mucho tiempo. Él no era así, un parsimonioso que dejaba transcurrir la vida sin implicarse en algo por caro que le costara».
Iván Cabrera Cartaya

Un día cualquiera

«Uno de esos días, uno cualquiera que esté en oferta, me moriré, ahora sí, definitivamente: me saldrá más barato».
Cristo Saavedra

Lázaro

«Lázaro Solovióv Gutiérrez conducía un viejo Seat Málaga por una autopista solitaria y calurosa. Más calurosa que solitaria».
Josefa Molina

Mi casa

«Mi casa se decora con círculos / concéntricos de melancolía. / La letanía de la soledad / comienza a la hora en punto».
Ignacio Gaspar

N. Wennofer N.

«Los animales regados en las orillas pendientes de los lados, mordiendo las hierbas inalcanzables de las cortadas más arriscadas, y yo sentado en un asiento justo...».
Daniel Bellón

Zweig

«El funesto racismo de los desesperados / negro se extiende, alfombra la ciudad. / Deriva el continente».
Elsa López

Los supervivientes (III)

«Hay que aprender a vivir, construirse de nuevo a pesar de la muerte. Los seres que amamos mueren y uno cree morirse con ellos».
Dunia Sánchez Padrón

Sombras

«Sombras. / Ecos lejanos de insonoridad. / Retorcidas huellas. / Mis manos, oscuras, / Despertar de lánguidos espectros / Nutridos en la luna llena».
Ernesto Suárez

Memorias

«Uno. En diciembre del 61 Gary Snyder viaja de Japón a India, pero antes desembarca apenas unos días en Hong kong, en Vietnam después».
Daniel Bellón

Parra

«Buscando en alguna parte / la raíz adolescente / volver a los 17. / Para encontrar las certezas / en preguntas sin respuesta / volver a los 17».
Helio Ayala

El hombre de las mil caras

«Después de que sonara el teléfono, se te cayó la cara de vergüenza. Con el móvil apretado entre el hombro y la oreja, tanteas el suelo durante un rato. Decides parar».
Luis Henríquez

Incertidumbre

«El padre Damián meditaba encerrado en el confesionario, pasando distraídamente entre sus dedos las cuentas de hueso de un viejo rosario».
Rafael-José Díez

Los olivos

«En uno de esos días en los que las vacaciones aún no han empezado, pero ya están al caer, seguro que saben de lo que hablo: de cierta sensación de frágil libertad».
Luis Pérez Aguado

Se llamaba Andrés, le conocían por El Ratón

«Siempre sentí debilidad por aquel grandullón. Lo conocí en una tarde-noche, pasada ya mi adolescencia. El fresco aliento del invierno empezaba a notarse».
Luis Rivero

Aniversario

«Apenas guardo memoria de aquel encuentro, más allá del aroma a café bueno que llegaba desde el bar frente al que nos encontramos».
José María García Linares

La casa encantada

«Celeste es la fachada, / como si el mar de mis diez años / se hubiese zambullido en estas piedras / hinchado de verano y alegría».
Víctor Álamo de la Rosa

El domador (o relectura del misticismo)

«Desde que te compré, a muy buen precio, en el zoo de Madrid, no me has dado más que alegrías. Enseguida me acostumbré a tu rugido conmemorativo».
Silvia Rodríguez

Hace tanto frío en Alaska

«Lou Reed ha muerto / unas cuantas semanas / después de tu irte / me despido de ti / esta tarde húmeda / cuando te cojo la mano / y tú me llamas enfermera».
Melania Domínguez Benítez

La lucha está desnuda

«La lucha está desnuda, tiene piel de animal de colores, escamas rojas, verdes, azules, plumas en el costado, huecos para dos alas invisibles…».
Pedro Flores

Ilíada

«No fuiste en las naves con bancos. / No entraste al alcázar de Troya. / Estesícoro / Creo que son de una humilde aleación, / latón y niquel...».
Berbel

Hay días que comienzan

«Hay días que comienzan / subiéndose por las paredes, / trepándose a los árboles, / llegando hasta las nubes / y soñando, seguramente, / otros vuelos distintos».
Sasa sosa

La espera

«Siete hileras de cinco asientos y ninguno libre. Al fondo, huidos o exiliados, dos asientos pegados a la pared. Uno de ellos está desocupado. En el otro, hay una chica que lee un libro».
Noel Olivares

Desechos

«En su carrera hacia el Olimpo el poeta se queja de la mala comida, de la poca audiencia ante sus versos, de la merma de sus facultades».

Pin It on Pinterest