Grete Samsa

Adelanto del poemario 'Personne' (Ediciones La Palma, 2019)

Alba Sabina Pérez

Alba Sabina Pérez (Santa Cruz de Tenerife, 1984) es comunicadora, escritora y traductora. Es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y autora de cinco libros: la biografía musical ‘Algo que contar’ (MR, 2008), el libro de relatos ‘¿Quién cuidará de mis guardianes?’ (Idea, 2013), la novela Silence (Neys Books, 2014) y los libros de poemas ‘Ya nadie lee a Pentti Saaritsa’ (Ediciones La Palma, 2015) y ‘Personne’ (Ediciones La Palma, 2019). Ha traducido a Scott Fitzgerald, Katherine Mansfield, H.G. Wells, Washington Irving y Wilkie Collins, así como numerosas películas, series y documentales internacionales. Ha sido jurado del XIII Certamen de Relatos Breves de Mujeres del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y ha participado como autora en el I Festival Internacional de Escritores Hispanoamericanos de La Palma en 2018 organizado por la Cátedra Vargas Llosa. En septiembre de 2018 fue galardonada con el Premio de poesía Pedro García Cabrera que convoca anualmente la Fundación Cajacanarias con su poemario ‘Zonas de incertidumbre’. Sus textos han sido también publicados en las revistas ‘Vallejo&Co’, ‘Marcapiel’, ‘Poemad’, ‘Ínsula’, ‘Círculo de poesía’ y DRAGARIA. 

FacebookBlogen DRAGARIA

 

 

 

La espalda de mi hermano es como una armadura medieval. Sacaré del cuarto la humanidad que le resta al minucioso insecto y que mi padre le aseste en la panza blanda con el bastón. Queda salir de esta claustrofóbica casa y enseñar una sonrisa previa a Gregor el insecto. Soy yo Grete, la mujer-hermana-insecto. Obedezco a las leyes del que come mendrugos, que obedece al que come pan, que obedece al que tiene la máquina de hacer pan. Y la vida, la vida, ¿qué era la vida antes de dormitar en el salón? Los huéspedes sabrán lo que hay tras la cerradura inmaculada por fuera, llena de podredumbre por dentro. Mientras la sangre de mi sangre, ahora espesa como manteca, se condensa hasta secarse y dejarnos volver a ser. Soy la mutación equívoca de un cuerpo impredecible. Me miro al espejo y soy hermosa. Quiero que el sol me toque y pisar los adoquines de dos en dos. Quiero pisar a mi hermano y que su cuerpo mutilado yazca, por fin, en el vertedero de esa tumba que es su mente.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: