Estas paredes han perdido la memoria

Manuel Adrián López

Manuel Adrián López (Morón, Cuba, 1969) es poeta y narrador. Su obra ha sido publicada en varias revistas literarias de España, Estados Unidos y Latinoamérica. Tiene publicado los libros: ‘Yo, el arquero aquel’ (poesía. Velámenes, 2011), ‘Room at the top’ (cuentos en inglés. Eriginal Books, 2013), ‘Los poetas nunca pecan demasiado’ (poesía, Betania, 2013. Medalla de Oro en los Florida Book Awards 2013), ‘El barro se subleva’ (cuentos, Baquiana, 2014), ‘Temporada para suicidios’ (cuentos, Eriginal Books, 2015), ‘Muestrario de un vidente’ (poesía,  La Chifurnia, 2016), ‘Fragmentos de un deceso / El revés en el espejo’ (libro en conjunto con el poeta ecuatoriano David Sánchez Santillán para la colección Dos Alas, El Ángel Editor, 2017), ‘El arte de perder / The Art of Losing’ (poesía, bilingüe, Eriginal Books, 2017), ‘El hombre incompleto’ (poesía, Dos Orillas, 2017) y ‘Los días de Ellwood’ (poesía, Poetry Press, 2018). Su poesía aparece en las antologías: ‘La luna en verso’ (El torno gráfico, 2013) y ‘Todo parecía. Poesía cubana contemporánea de temas gay y lésbicos’ (La Mirada, 2015), ‘Voces de América Latina Volumen II’ (Media Isla, 2016), ‘NO RESIGNACIÓN. Poetas del mundo por la no violencia contra la mujer’ (Ayuntamiento de Salamanca, 2016) y ‘Antología Paralelo Cero 2017′ (El Ángel Editor).

en Facebooken DRAGARIA

 

Estas paredes han perdido la memoria
desprovistas existen
sin collares y pendientes 
de falso oro.
Sin espíritus exigiendo premios
por logros concebidos.

Estas paredes han dejado de gotear
rancios pesares.
No sudan en la madrugada.
No se orinan en la entrada.
Los platos rotos
se los lleva el encargado 
por una mísera propina. 

Estas paredes oyen y ven 
lo expuesto en la tribuna.
Se ríen de la pajarita azul
del «For Sale» en Wall-Mart
¿o acaso fue en El Corte Inglés?
La foto de la vitrina 
anunciando la más reciente 
edición publicada en la Yuma.

Estas paredes han aprendido 
a permanecer en silencio.
Los excesos se han fugado 
al espinoso bosque de la indiferencia. 

Estas paredes han sobrevivido.
Visten un par de luces 
aceitunados guantes de cuero 
remendadas arterias 
cicatrices zigzagueantes
y un tapiz florecido.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: