Espido Freire: «Los lectores son ahora seguidores en las redes sociales»

► La premio Planeta más joven de la historia considera que Internet ha ampliado «el fenómeno del interés por lo literario y por los escritores».
► La autora protagoniza la rueda de prensa de la segunda jornada de la Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria junto a Vicente Vallés, Julio Fajardo y David Villanueva

Espido Freire, Vicente Vallés, Julio Fajardo y David Villanueva, en la Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria
Espido Freire, Vicente Vallés, Julio Fajardo y David Villanueva, en rueda de prensa, en la Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria (Foto: DRAGARIA).

La escritora Espido Freire, que presenta su nueva novela, Llamadme Alejandra, en la XXIX Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria, considera que habría que comenzar a llamar «seguidores» a aquellos a los que hasta ahora se llamaba lectores, debido al cambio de paradigma que ha provocado Internet en el ámbito editorial: «Es curioso que ahora se haya ampliado el fenómeno del interés por lo literario y por los escritores también a las redes sociales, en las que te conocen no solo por la obra literaria, sino a veces por la obra periodística y por otro tipo de cuestiones».

La autora, que compareció este martes junto a los también escritores Vicente Vallés y Julio Fajardo, además de David Villanueva —director de Demipage, editorial que ha publicado las Obras completas de Félix Francisco Casanova— para comentar su participación en la cita grancanaria, manifestó estar «satisfecha» con la promoción del libro, a pesar de sentirse «cansada por razones lógicas», y de que aun le queda «un mes de recorridos por ferias y demás». «Estamos a las puertas de una tercer edición, y tiene un recorrido largo  en el que el boca a boca está funcionando muy bien. Es curioso ver cómo un personaje que lleva un siglo muerta, que en su momento despertó tantas pasiones contradictorias, rabia, odio y resentimiento, puede conectar ahora con un público totalmente distinto, con unas circunstancias totalmente diferentes. Yo creo que tiene que ver con la voz narradora, con la primera persona del singular en que lo narro y también, desde luego, no ha perjudicado el hecho de que este año estemos conmemorando la Revolución Rusa», señaló.

En cuanto a su evolución como escritora, Freire indicó que aún sigue intentando consolidar una voz propia: «Creo que aun me quedan 30 o 40 años para lograrlo. Ahora soy más humilde. Si antes hablaban constantemente de esa juventud que tenía, ahora espero que hablen de una cierta madurez».

La premio Planeta más joven de la historia, que considera que escribir es una necesidad, «aquello que no se cuenta se pudre dentro», tuvo palabras también para el recibimiento que se le dispensa en la isla: «A Gran Canaria se llega siempre bien, por lo menos en mi caso. Después de haber ambientado una de mis novelas precisamente en las Islas, si antes me trataban bien, ahora me tratan mejor».

«Una obra genial de un autor adolescente»

Villanueva, por su parte, quiso desligar la visión legendaria que se tiene del desaparecido escritor canario Félix Francisco Casanova de su calidad literaria: «Si ahondamos en el mito, evidentemente tenemos todo, tenemos un cadáver bonito, tenemos una obra genial de un autor adolescente que murió con 19 años en 1976 en Tenerife… ¿qué podría ser ese personaje hoy en día? No lo sabemos. Yo creo que no tenemos que pensar en todo lo que nos dejó de dar, sino sacar provecho de todo lo que hay».

Para el editor, el hecho de que las obras completas de Casanova ocupen 700 páginas «no es gratis, eso no es nada que se prefabrique, ningún editor puede rellenar 700 páginas de nada. Estas 700 páginas son obra de un maestro, de un maestro que llevara 30 años de oficio de escritura detrás. No es anacrónico, todo lo que dice en sus obras es completamente válido para un chaval de la misma edad que él tenía cuando murió. Me interesa poco el mito, me interesa más divulgar sus poemas».

Julio Fajardo Herrero, el único canario en la mesa, definió novela,  Asamblea Ordinaria,  como «bastante sencilla y estructurada en tres tramas, que lo que trata de explorar es los efectos de la crisis económica que hemos vivido en los últimos años, pero en los efectos que ha tenido en nuestra forma de relacionarnos unos con otros, con nosotros mismos, nuestra forma de reordenar nuestras listas de prioridades».

Con una pequeña ayuda de Trump

Por último, Vicente Vallés habló de  Trump y la caída del Imperio Clinton, con referencias no solo al contenido del libro, «repleto de datos», sino también al terremoto político que desencadenó y continúa desencadenado la llegada del magnate a la presidencia de Estados Unidos: «Ha seguido manteniendo la capacidad de asombro en todo el mundo. Europa ya no puede fiarse de los que eran sus aliados más fiables, y un efecto positivo de esta presidencia tan convulsa puede ser que los europeos finalmente decidan asumir sus propias responsabilidades en muchos ámbitos en los que hasta ahora no lo habían hecho». En tono jocoso, sentenció que todo esto a él le está viniendo muy bien: «Está ayudando mucho a que el libro se venda».

 

 

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: