Vista de la Feria del Libro de Tenerife 2017

 La Feria del Libro de Santa Cruz de Tenerife dice adiós a su XXIX edición tras ocho días de actividades y programación en el corazón de la capital tinerfeña. El parque García Sanabria sirvió de escenario a un encuentro intenso y dinámico de escritores, librerías, aficionados a la lectura y profesionales del sector, y a los múltiples conciertos, visitas de escolares, oferta gastronómica, entre otras actividades paralelas.

La feria, organizada por la Asociación de Libreros de Tenerife, ha apostado firmemente en los últimos años por potenciar su programación, abriendo nuevos canales de actividades y dando entrada a más agentes protagonistas. Esto, en esta edición de 2017, se ha traducido en una mayor afluencia de visitantes que ha redundado a la vez en un aumento de ventas en las 35 carpas de exposición literaria. En una primera valoración oficial, la organización cifra en un incremento de más del 10% en las ventas de las librerías.

Entre las novedades planteadas este año está el mercado editorial, que en esta primera puesta en escena ha recibido una notable acogida por parte de los escritores y editoriales. Estos días de contacto directo en Santa Cruz de Tenerife han servido para alcanzar distintos acuerdos que harán posible futuras próxima ediciones. La organización de la Feria ya adelanta la continuidad de este mercado editorial y que se potenciará en años venideros.

De esta manera, la Feria del Libro chicharrera se confirma también como un importante escaparate de negocio para el sector. Además de su exitosa oferta para el ocio y la cultura, esta muestra literaria recibió este año un mayor apoyo y un mayor interés por parte de las empresas privadas para colaborar y mostrar sus líneas de negocios. Con esta fusión entre oferta cultural y dinamización económica, la Feria del Libro de Santa Cruz de Tenerife cumple con uno de sus principales objetivos.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: