Martina Villar: «Mi motor es la necesidad de comunicar y compartir»

Martina Villar
Foto: Corina Morera Villar.

Entrevista exprés

Inquieta, parlanchina y vivaracha. Ésa es la imagen que proyecta esta superviviente, que es además artista y creativa diseñadora. Martina Villar es un torbellino de mujer que escribe tan rápido como habla, la puedes encontrar en cualquier librería de la isla, en cualquier centro cultural dando clases a niños en su objetivo de mezclar el reciclaje con el amor a la lecto-escritura. Plagada de sueños y algunas obras a sus espaldas, como Ábreme y te muerdo (Beginbook Ediciones), su obra más reciente, que no para de cosechar buenos lectores.

Tres claves de tu último trabajo

Carezco de claves y de cuadrados agarres. Si se contempla como claves el poder que me obliga a sentarme a escribir, entonces afirmo que mi motor es la necesidad de comunicar y compartir otras voces; reflexiones que, con excesiva frecuencia, se alejan del yo. Pensamientos que hablan del otro, de su medio o de su invisibilidad. Ellos son los hilos conductores de mi último trabajo publicado, de los anteriores y en los que se sustenta la actualidad de mis trabajos.

¿Qué autor o autora te inspira?

Cuando escribo, el mundo pertenece a quien o a quienes dirigen mi pensamiento. La voz o las voces que se agolpan y se suman en la escritura se alejan de mí. O a la inversa.
Pero si el inconsciente recoge, recuerda y rescata a quienes he leído, mi sal se debe a Lewis Carroll, Alma Malher, Charles Perraut, Stevenson, Rafael Arozarena, Dickens, Isak Dinesen, Galdós, Harper Lee, Albert Camus, Chejov, Machado, Tolstoi, Gabriel García Márquez, Pedro Guerra, Camarón, Saramago, Alberti, Triana, Becquer, Lorca, Arturo Maccanti, Gloria Fuertes, Paco Umbral, Pedro Lezcano, Philip Roth, Arundhati, Emily Brontë, Simone de Beauvoir, Patrick Süskind, Flaubert… ¡No puedo elegir!

Un poema, una novela, un cuento

— Un poema: Hojas de hierba, de de Walt Whitman

— Una novela: no puedo elegir entre El Extranjero (Albert Camus) y El perfume (Patrick Süskind).

— Un cuento: Alicia en el país de Las Maravillas, de Lewis Carroll.

Una obra de teatro, un guión cinematográfico

— Una obra de teatro: La casa de Bernarda de Alba, de Federico García Lorca.

— Un guión cinematográfico: El paciente inglés, Anthony Minghella.

Proyectos

Trabajo en cuatro proyectos simultáneos y dispares: novela (destaco y me detengo en los caracteres de los personajes más que en los hechos); relatos sobre el trabajo de un pintor americano, relatos con una misma temática; extremadamente duro aunque con un título simpático, y otro libro de relatos, asimétrico en contenido, temática, espacio y tiempo.

¿Qué personaje de DRAGARIA serías?

Me identifico con el entusiasmo, con la fuerza y con la creatividad de DRAGARIA. Soy dragón según el calendario chino y, aunque soy de agua más que de fuego (robándoles su frase; yo también bebo de los afluentes de la palabra), si hay que cabalgar a lomos de un dragón se cabalga, y si hay que sobrevolar volcanes, se sobrevolará lo que haga falta. Porque por encima de todo DEFIENDO EL SÍ, pese al peso del pese.


'Ábreme y te muerdo', de Martina Villar.
Portada de ‘Ábreme y te muerdo’, de Martina Villar.

Martina Villar (1964), es escritora, creativa y artesana. Sus primeros artículos publicados aparecen en 1986 en Canarias7, con textos dedicados a los artistas Jesús Arencibia y Néstor de La Torre. En 1988 publica en el hoy desaparecido Ciudad de Canarias. Desde el 2010 publica en Beginbook Ediciones los títulos ¡Ábreme y te muerdo!, Entre monstruos y dinosaurios, Folía, Agua y Flamenco y Más allá de sus vestidurasFinalista y seleccionada en distintos concursos literarios, ha participado en variados actos y exposiciones. En la actualidad imparte talleres atópicos. Conjuga la literatura con la plástica.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: