Balbina Rivero: «La literatura puede cambiar la vida de una persona»

Balbina Rivero

Entrevista exprés

Esta escritora tinerfeña preocupada por difundir el hábito de la lectura lleva a cabo desde hace años encuentros con los estudiantes, desde temprana edad hasta jóvenes: «Mi objetivo es conseguir que los alumnos amen la lectura», afirma. Desde la narrativa a la poesía, no le importa hacer cualquier esfuerzo: «Si cómoda me siento escribiendo novela, no lo soy menos cuando escribo poesía o literatura infantil. No me importa que sea más difícil, o delicado. Me siento cómoda y feliz haciéndolo», subraya. En la última quincena de abril presentará una nueva obra editada por Anaya destinada a los más pequeños, Indiano Verde y otros cuentos, un texto que espera que no solo lo lean «los hijos, sino también los padres y los abuelos».

Tres claves de tu último trabajo

Mi último trabajo va dirigido a los escolares y niños en general. Mi gran preocupación por los niños no solo es por lo que está ocurriendo con ellos en esta sociedad nuestra, sino también porque si no aprenden a amar la lectura y hacen de ella una prioridad, no podrán formarse debidamente y será perjudicial para ello como niños de hoy y como futuros hombres del mañana. La lectura y la comprensión de lo que lean les será válido hasta para las matemáticas. Para conseguir este fin procuro que las historias sean creíbles, divertidas y les enseñen valores humanos como la honestidad, la tolerancia, la sinceridad, y la generosidad; y valores sociales como la verdad, la belleza, la felicidad o la virtud, que siempre han sido conceptos que desde el principio de la humanidad han guiado el comportamiento y las aspiraciones de las personas.

¿Qué autor o autora te inspira?

Actualmente no tengo autores preferidos, y para leer, cada día me vuelvo más exigente. De mis tiempos jóvenes cabe destacar mi afición a leer mitología griega y romana. Durante esa etapa también leía a Ovidio, a Dante… Pasé por la lectura de los escritores rusos; luego fueron los ingleses y más tarde los alemanes. Lajos Zilahy, escritor húngaro, me fascinó en mi adolescencia. La novela Un solo amor, de Pearl S. Buck, también la recuerdo como una lectura entrañable. Poetas: La Biblia, el Cantar de los Cantares. Leí mucho a Teresa de Ávila y Juan de la Cruz. De los contemporáneos no voy a nombrar a ninguno para que nadie se sienta olvidado.   

Un poema, una novela, un cuento

— Un poema: El Cantar de los Cantares.

— Una novela: El dios de la lluvia llora sobre México, Laszlo Passuth. Ciertamente no podría explicar por qué, tal vez porque su lectura me transportó a los lugares que describía con tanta maestría. Hace muchos años de esto.

— Un cuento: ¡Adiós, Cordera!, de Clarín, y El patito feo, de Andersen.

Una obra de teatro, un guion cinematográfico

— Una obra de teatro: La vida es sueño, de Calderón. El teatro clásico es mi debilidad y mi autor por excelencia es Calderón de la Barca, sin olvidar a Shakespeare ni a don Lope.  

— Un guion: Tierras de penumbra, William Nicholson. Una extraordinaria película, sobre la vida de C. S. Lewis y su esposa Joy,  que profundiza en el dolor del ser humano, pero sin estridencias.

Proyectos

Seguir en la búsqueda de historias y personajes que muestren al lector lo mejor del ser humano. Seguir intentando estimular a los niños a amar la lectura. Seguir siendo fiel a mis principios y colaborar en todo aquello que pueda mejorar a los individuos de nuestra sociedad y a la sociedad misma. Pendientes de publicar tengo varios originales, escritos en diferentes géneros. La literatura puede cambiar la vida de una persona y, tal vez, la de una sociedad.

¿Qué personaje de DRAGARIA serías?

En el imaginario mundo de DRAGARIA, me gustaría ser una delicada y silenciosa mariposa de alas azules absorbiendo néctar poético de flores azules.


'Indiano Verde y otros cuentos', de Balbina Rivero
Portada de ‘Indiano Verde y otros cuentos’, de Balbina Rivero.

Balbina Rivero (Granadilla de Abona, 1944) ha publicado las novelas Doce horas para quince años, Inextricable, Óscar & Óscar, Cuerda locura, Luis Diego Cuscoy, maestro y poeta, Fela, amiga y maestra, Amaro Pargo, el pirata de Tenerife, Beneharo, mencey de Anaga o Fin del mito; los libros de relatos Ya nada es igual, Aires del sur y del este y Ella confiesa; los libros infantiles Pipo, La rebelión de las vocales y Una dosis diaria (de lectura); el poemario infantil Entre alas y olas; el volumen de aforismos Viaje por la vida; los poemarios Ausencias, Levedad del ser, Festín de Venus y otros dioses y Poemas al viento. Ha participado en gran número de antología y libros solidarios, y ha publicado asimismo en la prensa local, en las revistas literarias Entrelíneas, Seixo Reviw, Insularia e Isla Negra. Organiza recitales poético-musicales.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: