Guillermo Quesada: «Toca jugar y divertirse»

Guillermo Quesada

Entrevista exprés

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, y «un enamorado de los libros» desde que su madre puso en sus manos «uno de Los cinco cuando era un niño», en sus propias palabras, a este autor grancanario el gusanillo de escribir le llegó algo más tarde, «siempre en el relato corto». No se considera escritor, «sino más bien aprendiz de… ». «Cuanto más leo, más cuenta me doy de lo mucho que me queda por aprender, escribir, borrar y reescribir antes de colgarme, o dejar que me cuelguen, ese cartel. Hasta entonces, toca jugar y divertirse con las palabras, sean las mías o las de otros», afirma.

Tres claves de tu último trabajo

Mi último trabajo, que también será el primero, es una colección de relatos titulada Uno de cada, con la que obtuve la Mención Especial del Premio de Narrativa Breve Dolores Campos-Herrero. Son doce historias sin hilo conductor alguno, salvo por la noción de «final de algo» que hay en muchos de ellos. Desde el final del amor, hasta el de la inocencia o el de la propia humanidad ante la proximidad de su extinción.

¿Qué autor o autora te inspira?

Es un respuesta típica, pero más que autores me inspiran obras concretas. David Copperfield, de DickensPórtico, de Frederik PohlA sangre fría, de CapoteLa conjura de los necios, de Toole; o Un buen chico, de Javier Gutiérrez… La lista de buenos libros y autores es tan extensa que me parecería miope quedarme solo con uno, y posiblemente ande ya algo corto de vista con la de clásicos que aún no he leído…

Un poema, una novela, un cuento

— Un poema: reconozco que soy un completo ignorante en lo que a poesía se refiere, así que cito dos poemas que mi padre recitaba en nuestros trayectos en coche desde Gáldar a Las Palmas de Gran Canaria y que yo escuchaba embobado perdido: Sonatina («La princesa está triste…»), de Rubén Darío, y La canción del pirata, de Espronceda.

— Una novela: 1984, de Orwell.

— Un cuento: Caleidoscopio, de Ray Bradbury. Unos astronautas lanzados al vacío tras la explosión de su nave, comunicándose entre ellos y ajustando cuentas mientras van muriendo uno a uno. Una historia descorazonadora que el estilo de Bradbury torna maravillosa.

Una obra de teatro, un guion cinematográfico

— Una obra de teatro: ¿valen los musicales? Si es así, Los miserables.

— Un guion: American Beauty, de Alan Ball.

Proyectos

Ahora mismo el principal proyecto es preparar el lanzamiento de Uno de cada, que verá la luz en el primer trimestre de este año. Ando escribiendo también una novela, aunque me lo estoy tomando con mucha, mucha calma, quizás porque soy consciente de que aún me queda mucho por aprender. Y por supuesto, un proyecto que no termina nunca es el de mantener viva Atado en corto, mi página de Facebook de relatos y escritos varios.

¿Qué personaje de DRAGARIA serías?

Un árbol centenario parlante, de esos que escuchan y cuentan las historias de todos los que se sientan bajo su sombra.


'Uno de cada', de Guillermo Quesada
Portada de ‘Uno de cada’, de Guillermo Quesada.

Guillermo Quesada Barriuso (Gáldar, Gran Canaria, 1983) obtuvo en 2003 el primer premio del Concurso de Artículos Universitarios convocado por la desaparecida revista MC2. En 2010 se alza con el primer premio en la modalidad de narrativa breve del certamen Juventud y Cultura del Gobierno de Canarias. En 2015 gana el concurso de microrrelatos del Centro de Arte La Regenta con motivo de la celebración de la XXVII Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria; su microrrelato Polisemia es seleccionado para formar parte del libro digital que publica Casa África con motivo del certamen Purorrelato; y es uno de los cuatro finalistas de la segunda edición de LuchaLibro en Gran Canaria. En 2016 recibe una mención especial en el Premio de narrativa breve Dolores Campos-Herrero convocado por el Cabildo de Gran Canaria.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: