Teresa Delgado Duque: «Cada vez necesito menos palabras»

Teresa Delgado Duque

Entrevista exprés

Teresa Delgado se define a sí misma de muchas maneras, pero quizás la más comprometida de ellas es la de madre. En su trabajo refleja una gran preocupación por las mujeres y por los niños —ha recibido varios premios por su obra dirigida al público infantil—, pero sobre todo preocupación por el bienestar de las personas y la conexión con la naturaleza. Sus textos van desde las emociones hasta el control del crecimiento personal. Alegre, vital, poeta, recitadora, narradora, lucha por promover la conciencia social desde la perspectiva de la integración.

Tres claves de tu último trabajo

Sigo escribiendo poemas largos, como cuando hace años me atrapó la poesía, pero he de reconocer que cada vez necesito menos palabras para decir lo que siento, pasando por los haikus he llegado a esto que está entre aforismo y reflexión filosófica en ocasiones pero que siento como poesía. Esa son las tres claves: la síntesis, la inmediatez, la belleza.

¿Qué autor o autora te inspira?

Realmente me inspira la propia vida, la gente, los acontecimientos, las emociones las vivencias que despiertan mi empatía y la emoción que vuelco en lo que escribo. Como integradora social, los acontecimientos sociales mueven también mi pluma y se vuelcan en lo que escribo de manera más o menos directa. Los escritores que reconozco y más me resuenan de la infancia son Gloria Fuertes y Juan Ramón Jiménez; en mi adolescencia, Herman Hesse, Kahlil Gibran y Rabindranath Tagore. Posteriormente me inspiraron  Benedetti, Cortázar, Pizarnik, Gelman, Sabines, Borges, Gioconda Belli, Pedro García Cabrera, García Márquez… Me fascina la poesía de Antonio Arroyo Silva y las damas del realismo mágico Ángeles Mastretta, Laura Esquivel e Isabel Allende.

Un poema, una novela, un cuento

— Un poema: Sin lugar a dudas, Ítaca, de Constantino Kavafis.

— Una novela: Pedro Páramo, de Juan Rulfo (pero me cuesta mucho no nombrar Rayuela, de Cortázar, y Mujeres de ojos grandes, de Ángeles Mastretta).

— Un cuento: Mi cuento por antonomasia es El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry, pero pedir un cuento a una cuentacuentos es una crueldad. He de decir que me fascinan los cuentos de Las mil y una noches, los cuentos tradicionales, los cuentos sufíes, los de raíces latinoamericanas y los cuentos africanos. Todas esas fuentes abundan en mi repertorio.

Una obra de teatro, un guión cinematográfico

— Una obra de teatro: Romeo y Julieta, de Shakespeare.

— Un guión: Me fascinaron El guardián de los sueños, de Scott Card, y El club de la buena estrella, de Amy Tan (el libro no tiene desperdicio). Hay una película a la que voy varias veces tan solo por una escena. Se trata de ¿Conoces a Joe Black?, de Martin Brest. Hacia mitad del filme hay una escena, que dura apenas unos minutos, en la que la muerte se encuentra con una anciana brasileña y en la que el diálogo transcurre en portugués, pero se entiende perfectamente. Esta escena roza la piel de mi alma de una manera sublime y significa mucho para mi relación con la muerte y mi crecimiento personal, es de esas cosas que llegan justo a tiempo, te remueven. Me parece de una intensidad, profundidad y belleza conmovedoras. No me canso de verla y siempre me emociona.

Proyectos

Ufff! Soy la mujer proyecto con poco tiempo, pero optimista y entusiasta, sé que todo se dará en el momento justo. En este momento tengo varios proyectos en gestación esperando por el parto. El primero en nacer será  el poemario Lienzo de azules, que tenía que ver la luz en el 2013 y por fin está en los fogones. El siguiente será Insights-Micropoesía, de poemas brevísimos, algunos de los cuales ya retozan en mi blog Palabras Vivas. Se llaman Insights porque nacen así como un fogonazo, un chisporroteo, un disparo tal como se define Insight en la corriente Gestalt de la Psicología, ese flash que el sujeto capta, internaliza o comprende, casi como una verdad revelada, yo siento que son recuerdos de todo el saber que ya nos pertenece. Esta micropoesía es para mí como una bala que rebota en el otro y lo mata por un instante para revivirlo luego con una nueva certeza. Así me nacen y siento que esa es la clave.  Posteriormente, y aunque es anterior, haré público en papel el contenido de mi blog Gota de Luna, creado hace siete años y en el que vuelco  haikus, senryus y tankas propios y de otros autores porque me fascina la poesía oriental. Querido Ser Humano también nació en 2010 y se ha ido construyendo de a poquito. He decidido hacer públicas en papel las reflexiones propias y recursos para el crecimiento personal  que yo misma manejo y que deposito con mucho respeto y afecto en este blog. También está casi finalizado un libro de poesía, cuentos y meditaciones para niños, algunas de las cuales se pueden encontrar en mi blog Therezhada y otro de cuentos y microrelatos para adultos. Trabajo también de a ratitos con la segunda temporada de Había una voz…, mi programa de radio. Todo anda en maceración y espera. No tengo prisa, como sé hace tiempo que es la vida la que se va escribiendo a sí misma a través de los que nos dedicamos a esto de prestarle las manos, sé que cada cosa se hará pública en su momento.

¿Qué personaje de DRAGARIA serías?

Me identifico con Amethyst, una sabía aprendiz de dragona que gusta habitar aquellas tierras. Ella es consciente de que a DRAGARIA la circundan otros muchos reinos, pero ese es el que ha elegido para encontrar la gran respuesta. La dragona que me ha cautivado es inquieta, ávida de conocimiento y gracias al don de la empatía posee el poder de mutar en aquello de lo que pueda aprender algo. Merced a ese poder, y siendo habitante de DRAGARIA, posee en su interior la esencia de los volcanes y los ríos, así como el poder mágico del número siete. Ama escuchar historias de la tierra y de los cielos de todas las dimensiones que  los sueños le permiten sobrevolar. Aprende continuamente  e las experiencias de los esforzados paisanos y paisanas que recuerda perfectamente haber sido antes de elegir ser dragona. Ama especialmente a los seres que viven del cuento y la poesía y también recuerda haber sido uno de ellos en algún tiempo no muy lejano y de cómo ellos, los cuentos y la poesía, le salvaron la vida en innumerables ocasiones. Por eso disfruta tanto de escribir historias, de recitar poemas y de contar cuentos. Se siente honrada por ser una dragona a la que los niños no temen y en la que los adolescentes confían. Estos habitantes especiales de DRAGARIA buscan su compañía porque ella sabe volverse una dragona niña con mucha facilidad y porque reconoce que es en los niños donde aguarda el gran conocimiento y que es en ellos en donde ha de ser depositada la experiencia. Amethyst también se enerva con la injusticia y siente ganas de lanzar fuego genuino del que quema y aniquila sobre aquellos seres corroídos por la ambición, ciegos y desalmados que también habitan DRAGARIA. El tiempo le anda enseñando a esperar, a entender, a mirar desde lo alto de DRAGARIA y a transmutar ese fuego abrasador, entendiendo que cada cual en DRAGARIA tiene su poder, su don y su misión y que todo tiene su tiempo y su sentido. La dragona con la que me identifico bebe habitualmente de los afluentes de la palabra que tanto abundan en DRAGARIA y es con el mágico líquido de esos afluentes con lo que aprende a calibrar su fuego de manera  que se vuelva cálido, el fuego de las dragonas que están en proceso de lograr la forma de manejar el propio poder para que su esencia sea del material de la luz y la palabra. Un fuego que no quema, pero transforma, primero a ella y luego al mundo. Esa es la gran respuesta y su reto para esta existencia como habitante de DRAGARIA.


'Palabras vivas', de Teresa Delgado Duque
Portada de ‘Palabras vivas’, de Teresa Delgado Duque.

Teresa Delgado Duque (Las Palmas de Gran Canaria) es técnica en Operaciones Aeroportuarias y Tráfico Aéreo, técnica superior en Integración Social, máster y coach de PNL, narradora oral miembro de la Red Internacional de Cuentacuentos, cocreadora y presentadora del programa de radio De raíces a ramas y creadora, directora y presentadora del programa de radio Había una voz…, autora del poemario Palabras Vivas y participante en varias antologías poéticas y festivales poéticos y de la palabra, nacionales e internacionales. Publicó en diversas obras conjuntas, tanto de relato, corto como de poesía, con NACE. Es colaboradora en revistas como Arte y Cultura siglo XXI,  Isla Negra y Orizon Literar, acaba de participar en una antología canario-rumana y libros de texto, así como en blogs y proyectos literarios con fines solidarios. Publica habitualmente en Facebook y Twitter. Crea y dinamiza en diferentes proyectos socio-educativos y culturales. Colabora y participa con proyectos culturales internacionales de manera asidua.  Es autora y mantiene vivos seis blogs literarios y sociales dedicados a diferentes temáticas y  estilos y una página web. Está a punto de ver la luz su segundo poemario, Lienzo de Azules, y trabaja en varios proyectos de diversa índole que pronto serán publicados. (Web).

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: