Pompeyo Pérez Díaz: «Soy un impostor que se disfraza con máscaras diversas»

Entrevista exprés

La relación entre música y literatura es tan antigua como el advenimiento de la capacidad humana para la creación. Una relación que resulta más evidente en la poesía, donde ritmo, sonoridad y métrica resultan igual de esenciales que en la composición musical. Pompeyo Díaz sabe mucho de esto, de ambas disciplinas y de sus interconexiones. Músico y poeta, confiesa que ese vínculo entre ambas artes es para él una «obsesión».

Tres claves de tu último trabajo

Supongo que la influencia de mi pensamiento musical en la obsesión por la sonoridad, el ritmo y el pulso del poema. Un intento de mayor claridad expositiva que en Terciopelo y fascinación, indudablemente más críptico. Y La intención de situar ecos introspectivos y muy personales en un entorno urbano reconocible.

¿Qué autor o autora te inspira?

No sé si me inspiran, pero siento afinidad especial con algunos autores de cuyas obras nunca acabas de salir. Una parte de mí se queda en ellas, o al revés. Desde la adolescencia están Dostoievsky, Thomas Mann, Scott Fitzgerald, Albert Camus, Gautier… con el tiempo se añadieron Proust y Modiano, entre otros. Además, siempre he sido lector de ciencia ficción. Cualquier lista de este tipo es injusta y podría variar según el día en que se escriba.

Un poema, una novela, un cuento

— Un poema: Reitero la frase con la que acabé la pregunta anterior, pero hoy diré como poemas la Égloga I, de Garcilaso, y La muerte en Beverly Hills, de Gimferrer.

— Una novela: La montaña mágica, de Thomas Mann.

— Un cuento: Vagabundeos pálidos, de Christopher Priest.

Una obra de teatro, un guión cinematográfico

— Una obra de teatro: El malentendido, de Albert Camus.

— Un guión: elegiré una película de Hollywood y otra de cine europeo. El de Ernest Haycox y Dudley Nichols para La diligencia, de John Ford. El de Suso Cecchi D´Amico, Enrico Medioli y Lucho Visconti para Confidencias, de Visconti.

Proyectos

A nivel literario, tengo el compromiso de un nuevo libro de poemas para una editorial madrileña (de momento prefiero no decir el nombre), espero que para 2019. También estoy trabajando en dos proyectos en prosa: una colección de relatos y una novela corta.

¿Qué personaje de DRAGARIA serías?

Soy un impostor que se disfraza con máscaras diversas para aliviar el hastío, así que depende del momento.


'Las presencias', de Pompeyo Pérez Díaz
Portada de ‘Las presencias’, de Pompeyo Pérez Díaz.

Pompeyo Pérez Díaz (Santa Cruz de Tenerife) es un músico de sólida formación, guitarrista y profesor titular del área de Musicología en la Universidad de La Laguna. Asimismo es Licenciado en Psicología. Como guitarrista está especializado en música del siglo XIX, que interpreta con instrumentos históricos, y contemporánea, habiendo estrenado obras escritas para él por varios compositores. Su libro Dionisio Aguado y la guitarra clásico-romántica (Madrid, Alpuerto, 2003) obtuvo el Premio Nacional de Investigación y Estudios Musicológicos de la Sociedad Española de Musicología, y ha publicado otros libros, artículos y ensayos de marco académico. De 2009 a 2011 escribió la página de crítica cultural El buey sobre el tejado para los periódicos Diario de Avisos y La Opinión de Tenerife. Su acercamiento a la poesía fue muy temprano, y obtuvo el premio Félix Francisco Casanova para jóvenes autores por Once Poemas y el Ciudad de La Laguna por Terciopelo y Fascinación. De cualquier modo, prefiere remitir únicamente a la versión revisada de este último (Madrid, Libros del Luthier, 2014). Asimismo ha publicado algunos relatos, por ejemplo en la antología La sombra blanca (Madrid, Artemisa, 2006). En alguna parte escribió: «Básicamente sólo quedan la búsqueda del encanto como único valor permanente y el hastío como preámbulo de lo inevitable».

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: