Adolfo Ibáñez-Batista: «No me preocupa si llegan o no las ediciones»

Adolfo Ibáñez Batista

Entrevista exprés

Nacido en Las Palmas de Gran Canaria, Ibáñez-Batista ha vivido desde los 18 años a caballo entre varias ciudades de la geografía nacional. Fundador, junto a Elizabeth Guerra, de Suburbalia, un espacio para difundir y fomentar la creación artística, es un actor y un poeta poeta que, afirma, no deja de escribir: «Lo que realmente me apasiona es escribir, lo que viene después, en mi caso, es secundario, carente de algún tipo de interés», señala, y defiende que el trabajo que lleva a cabo «más que un proyecto, es una forma de vida».

Tres claves de tu último trabajo

Aprender, aprender y aprender. Mi último trabajo y el primero es un pequeño libro de relatos y poemas que hice junto con Elizabeth Guerra, titulado Distrito 0.

¿Qué autor o autora te inspira?

Suelo leer poemarios, me gusta coger un libro y abrirlo por cualquier parte, leer un poema y zambullirme en las emociones del autor o en las emociones que yo percibo. Me inspiran los poemas de Federico García Lorca y Luis Cernuda. Del primero me entusiasmó sobremanera Poeta en Nueva York, del segundo admiro su discurso que gira entre el deseo y la realidad, lo que para mí lo convierten en un poeta único. Y confieso que mi último descubrimiento es Martina Villar, el talento y el buen hacer están muy cerca. Su prosa me parece exquisita, es capaz de hacerme sentir varias emociones en un mismo párrafo.

Un poema, una novela, un cuento

— Un poema: Deseo, de Luis Cernuda.

— Una novela: El bosque de la noche, de Djuna Barnes.

— Un cuento: El principito, de Antoine de Saint-Exupéry.

Una obra de teatro, un guion cinematográfico

— Una obra de teatro: me quedo definitivamente con El regreso de Demofonte, escrita por Luis Omaley y producida por Ángulo producciones, del joven y profesional en mayúsculas Raúl Morán.

— Un guion: me quedo con cualquier guion del director canario Armando Ravelo, no solo por la gran originalidad con la que todos sus trabajos cuentan, sino también por el trabajo titánico de la elaboración de los mismos. Basados siempre dentro de los contextos históricos, y lo más importante todos ellos con el lenguaje —más aproximado posible— de los pobladores de las Islas en la época prehispánica, el ínsulo-amazigh.

Proyectos

Hace tiempo que preparo con mucha paciencia un poemario llamado Lugares abandonados, tan siquiera sé si algún día verá la luz. No me preocupa si llegan o no las ediciones, me preocupa más bien seguir escribiendo, lo importante es la obra, mi firma carece de toda importancia. Algo que sí me apasiona y es una labor a la que estoy encomendado todos los días de mi vida es Suburbalia, me permite conocer un poco más y descubrir a los grandes talentos y talantes que tenemos en las Islas. Me facilita estar en contacto permanente en un mundo que por causa o defecto siempre me ha rodeado, y además ser un actor que procura aportar su grano de arena en dar a conocer a muchos de ellos, eso me cautiva y me anima sobre manera, más que un proyecto, para mí es como una forma de vida.

¿Qué personaje de DRAGARIA serías?

Uno secundario, seguro, no escribo ni mejor y seguramente peor que muchos, pero lo que sé, y es una suerte al alcance de pocos, es que escribir es lo mejor que se me da, así que me sentiría muy cómodo siendo un personaje secundario de la trama, pudiendo seguir a los protagonistas desde un lugar privilegiado, sin trastocar la trama, pero en un puesto de primera fila.


'Distrito 0', de Adolfo Ibáñez Batista
‘Distrito 0’, de Adolfo Ibáñez Batista.

Adolfo Ibáñez-Batista (Las Palmas de Gran Canaria 1982) vive en Gran Canaria hasta el año 2000. A la edad de 18 años comienza a vivir a caballo entre Jaca-Madrid y Gran Canaria, antes de haber formado parte de un taller de literatura y haber publicado a la edad de 16 años relatos para la Tribuna de Canarias y para la revista Savanah. También ejerce como productor en varios cortometrajes canarios, así como guionista, compaginando esta actividad con recitales con otros escritores o cantautores, como Cadencia Rota. En 2015 funda Suburbalia. Actualmente participa en varias publicaciones, desde prensa deportiva hasta prosa o verso, y aparte de ser administrador de Suburbalia se encarga de dos secciones: los Relatos crudos, y La servilleta.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: