Javier Hernández

Canarias es territorio de novela negra, ya sea por la cantidad de escritores, ya sea por la cantidad de relatos ambientados en ella. Si hablamos de escritores canarios, Javier Hernández es sin duda uno de los principales referentes en este subgénero. Abogado, funcionario público y amante del cine y la música, se ha convertido en los últimos días en el autor más vendido en su isla natal, Tenerife. Las ventas de su última novela, Mientras mueres, han superado hasta las del escritor nacional que arrasa en las librerías, Fernando Aramburu con su obra Patria. Pero Hernández, que se considera «arriesgado, violento e incómodo», se reconforta pensando que su mejor novela está aún por escribir.

⇒ La primera pregunta que me viene a la cabeza es: ¿significa esta novela que Mat Fernández, el carismático detective, queda aparcado en tu trayectoria literaria? 

No. Mientras mueres abre una saga de thriller, pero inicia también una trilogía de redención que toca tres géneros diferentes: Mientras mueres (thriller), Vagando entre leones (novela negra) y la tercera entrega de Mat Fernández y La hondonada de los espectros (novela histórica obre la Guerra del Rif). Básicamente de las decisiones vitales que marcan y definen la existencia y, sobre todo, de la elección de por quién serías capaz de dar tu vida. Decisiones que debes tomar muy rápido porque, como todo en la vida, si no escoges a tiempo los demás deciden por ti.

«si no escoges a tiempo los demás deciden por ti»

⇒ Hablas de un jugador de fútbol retirado, de un periodista freelance y un asesino a sueldo, entre otros personajes que no vamos a desvelar. Has unido la profesión más deseada con la más odiada del planeta, además de una que cuestiona la moral y la ética, ¿cómo se te ocurre esta historia?

Quería huir de la zona de confort y comodidad que me daba el noir y quería reflejar y mostrar la situación geopolítica mundial y esta histeria colectiva de plomo en la que estamos insertos desde la voladura de las Torres Gemelas.

⇒ El personaje no tiene la chulería canallesca de Mat Fernández, es además un extranjero que, de llevar un estilo de vida a lo grande, lo pierde casi todo. ¿La humildad de este personaje venido a menos es una especie de advertencia de que todos podemos caer en picado?

Sic transit gloria mundi. Cuando se llega a una posición extrema como la de Thomas Vettel es fácil descender a los infiernos donde te esperan todos tus demonios hambrientos. Fue una novela escrita mientras disfrutaba de los lienzos de William Blake y sus Proverbios del infierno, y releía a T.S. Eliott.

⇒ En tu obra siempre hay soterrada un crítica social, como en la mayoría de las novelas de género negro. En esta vuelve a aparecer tu preocupación por el turismo, por los servicios que se prestan a  la ciudadanía y los que vienen de afuera, pero además metes un conflicto aún mayor: Canarias, un protectorado marroquí. ¿Cómo es posible ese salto en el tiempo y la historia, dónde además conviven dos religiones distintas, culturas bien diferenciadas, canarios insurgentes… ¿De dónde surge esa idea? ¿Es una especie de reivindicación política sobre el abandono insular? 

«Hasta que no pensemos como una sola nación seguiremos siendo una colonia»

En Canarias estamos regidos por un neofeudalismo inspirado en la ley del volcán. Hasta que no pensemos como una sola nación seguiremos siendo una colonia. El tiempo se nos está acabando y nadie parece preocupado por el escaso futuro que tienen estas islas en su situación política y económica actual.

⇒ ¿La vida se diferencia entre los que quieren morir y los que quieren vivir? Tu novela es una constante lucha de supervivencia desde el principio. 

La vida tiene un único sentido y una simple elección: decidir cómo pretendemos vivir y cómo decidimos morir. Mientras la decisión seamos capaces de tomarla nosotros mismos seremos libres.

⇒ ¿Vivimos una sociedad en la que nos hemos convertido en vigilantes y vigilados? 

En efecto, y Mientras mueres es una novela de un perseguidor perseguido. Tiene una connotación circular de ciclo vital inspirado en las películas de Sergio Leone.

«soy plenamente capaz de matar a una persona. Yo y todos»

⇒ Eres  padre de dos peques, ¿qué estarías dispuesto a hacer por tus hijos? ¿Te ayudó esa cuestión en el desarrollo de la novela? ¿Crees que todas las personas somos capaces de matar en un momento límite de nuestras vidas? El escritor austriaco Peter Handke, dice algo así como que la invención, la ficción es la verdad, ¿crees que la literatura nos está mostrando verdades que no queremos ver? 

Sería capaz de hacer por mis hijos lo mismo que el personaje de Mientras mueres. Y soy plenamente capaz de matar a una persona. Yo y todos. La clave no está en poder hacerlo, sino en la motivación que uno puede tener para acabar con la existencia de otro ser humano.

⇒ ¿Cómo te organizas a la hora de escribir una novela?, ¿qué pasos das a la hora de documentarte, de crear los personajes?, ¿van surgiendo a medida que escribes o te preparas un guión desde el inicio? 

«Si utilizas la ficción debes ser creíble porque el lector no es tonto»

Siempre hay una labor de documentación importante. Porque cuando relatas hechos reales e históricos no puedes engañar al lector. Si utilizas la ficción debes ser creíble porque el lector no es tonto y si percibe que intentas engañarlo dejará de leerte. Sin embargo, la historia me supera siempre y los personajes me arrastran a su mundo y a sus deseos. Siempre acaban guiándome hasta un final que nunca he conocido hasta que me conducen a las últimas páginas. Esa es la magia por la que sigo escribiendo.

⇒ Cambias también de editorial. ¿Cómo ha sido el salto a Alrevés?. No eres de los que se quedan con una sola editorial, pues has publicado con varias, ¿crees que eres un escritor afortunado?  

Con Alrevés publicaré la saga de thriller, si ellos deciden continuar apostando por mí. Aunque soy consciente de que, como todo en este mundillo, dependerá de las ventas. La saga de Mat Fernández la seguiré con M.A.R Editor. Con respecto a si soy un escritor afortunado, más bien intento buscar un equilibrio vital que me ayuda a conciliar mi familia y la literatura. No es fácil abrirte camino en este mundo y muchos creen que me ha resultado fácil llegar hasta aquí. Si es que estoy en algún lado, claro. El ser finalista del LH Confidencial o del Benito Pérez Armas y ganar el Wilkie Collins ayuda en este arduo camino.

⇒ ¿Qué significan para ti el cine y la música?  

Todo. O casi todo. Son dos guías que me acompañan en este camino. No sabría explicarme sin ellos.

⇒ ¿Cómo definirás ahora mismo al escritor, a Javier Hernández dentro del panorama literario canario?

Arriesgado, violento e incómodo.

«todo se resume en ‘tanto vendes, tanto vales’»

⇒ Has sido el escritor insular más vendido en Tenerife, por encima del tan codiciado Fernando Aramburu con su obra Patria, ¿Cómo te ha sentado esta noticia? 

Que es gratificante ser profeta en tu tierra. En especial porque, tal y como está el mundo literario y la crisis, todo se resume en tanto vendes, tanto vales. Yo afortunadamente no vivo de esto, lo que me inspira y motiva a seguir es que se me lea. Que interpreten la realidad que le muestro al lector y muestren su disconformidad si no ven el mundo como yo.

⇒ Entiendo que es una mezcla entre el tema elegido para tu novela y la evolución que has dado en tu narrativa. Se nota un cambio cualitativo enorme. ¿Crees eso de que es necesario tener más que talento para ser un buen autor o autora? 

Creo en el talento y en la gestión del mismo. Toda persona lo tiene, nuestra misión es descubrirlo y sacarle partido. Lamentablemente, vivimos en un mundo en que el talento está bajo sospecha. Y con respecto al salto cualitativo al que aludes, me reconforta pensar que mi mejor novela está aún por escribir. Esa idea hace que no me acomode y que los elogios no me debiliten.

«Mi chistera está llena de conejos y sorpresas, pero desconozco qué va a salir la próxima vez»

⇒ Sigue adelante y creciendo tu proyecto de Tenerife Noir, con los escritores tan fabulosos que tenemos en las islas en este género, ¿crees que ya estamos a la altura de cualquiera de los otros eventos, como las semanas negras de Gijón o Barcelona? 

No. Porque Tenerife Noir es un proyecto esencialmente educativo, no cultural. Está orquestado por y para los chicos, para nuestro futuro, para sus planes de lecturas en los institutos. Por eso tiene la misión de continuidad mientras las administraciones públicas sigan creyendo en los jóvenes y en el futuro de esta tierra.

⇒ Para finalizar, cuéntanos qué otros proyectos tienes en mente. 

Como decía Charlie Parker, todo es mejor cuando improvisas. Mi chistera está llena de conejos y sorpresas, pero desconozco qué va a salir la próxima vez que meta la mano en el sombrero. Por ahora, deberíais disfrutar leyendo Mientras mueres, tanto como yo lo hice escribiéndola.


Javier Hernández (Santa Cruz de Tenerife, 1968) es abogado y funcionario de carrera. Forma parte de la corriente denominada boom extraperiférico de la novela negra, con epicentro en las islas del Sur. Es un autor que mira de frente a los ojos de la sociedad y utiliza la narrativa para contar lo que pasa a su alrededor y dar una respuesta rotunda a sus causas, intentando que esa ambición, explícitamente urbana de contar lo que sucede, despierte la conciencia sobre la realidad. Ha escrito El fondo de los charcos (finalista del Premio Benito Pérez Armas 2009), Los días prometidos a la muerte (programa Canarias Lee 2012), El sueño de Goslar (programa Santa Cruz Ciudad Leída 2013 y Red de Biblioteca, finalista del XIII Premio Internacional Sexto Continente de Relato Negro 2012: El eco de Cobain, segundo premio del Concurso de relatos Ciudad del Rosario 2012: Cajonera City y finalista del Premio de Relatos Oller del Mas con Más allá de las burbujas), Un camino a través del infierno (finalista y mención especial del jurado del Premio Internacional de Novela Negra L’H Confidencial 2013) y Los ojos del puente (ganadora del IV Premio Wilkie Collins). Además, es coordinador del Festival Tenerife Noir de género policial y negro.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: