Encuentro de Poetas 2017 en Agaete (I)

Encuentro de Poetas 2017 en Agaete (I)
Escritores, organizadores y componentes del grupo Atlántida saludan desde el escenario al concluir el acto en el Huerto de las Flores.

Agaete es literatura. Si algo quedó de manifiesto en la velada literaria de este viernes —primera de las dos que conforman, junto a la del sábado 26, el Encuentro de Poetas 2017 que pone el broche de oro a las Fiestas de Las Nieves— es la profunda relación entre la villa norteña y las letras, no solo por haber acunado figuras tan sobresalientes como la del homenajeado en esta edición, Sebastián Sosa Barroso, sino por los vínculos establecidos, en distintas etapas históricas, con algunos de los nombres más insignes de la poesía y la prosa de las Islas, además de su larga tradición como punto de encuentro de escritores y movimientos literarios. Firmas históricas como las de Bartolomé Cairasco de Figueroa, Tomás Morales, Alonso Quesada, Saulo Torón o Claudio de la Torre, junto a las tertulias del Huerto de las Flores o el Casino La Luz, forman parte indisoluble de la memoria histórica de un municipio dispuesto también a acoger y mimar a los creadores contemporáneos del Archipiélago.

Convocados a un recital poético, en realidad nos encontramos con una sucesión de pequeños grandes actos que tuvieron como primera escala un recibimiento oficial en el Casino La Luz. Allí, el filólogo y verseador José Yeray Rodríguez, Anselmo Martín (poeta y presidente del casino), Javier Tadeo (Agaetespacioweb, coorganizador de los actos) y el alcalde del municipio, Juan Ramón Martín, dieron la bienvenida a los escritores invitados, obsequiándolos con un repaso por la historia literaria del municipio y la relevancia para las letras de algunos centros de la villa, como el propio casino, el huerto o el centro cultural. El mensaje: estos encuentros poéticos no surgen de la improvisación o la oportunidad, son la continuación de una tradición que se remonta, como mínimo, a los primeros años del siglo pasado.

A continuación, a las puertas del centro cultural, se procedió a la instalación de la placa conmemorativa del paso de Cairasco de Figueroa por el pueblo —ordenado sacerdote en la villa en 1559, algo que el propio escritor refiere en su obra Templo militante, en una sencilla ceremonia tras la cual, ahora sí, la comitiva se dirigió a un abarrotado Huerto de las Flores para dar inicio al primero de los recitales del fin de semana.

Cecilia Domínguez LuisAlexis Ravelo, los jóvenes escritores de Palma y Retama —Ylenia Perera Perera, Alfonso Antón Romero, Kevin Afonso Gonzálvez, Beatriz Morales Fernández y Echedey Medina Déniz—, junto al joven, pero más que prometedor, grupo musical Atlántida —José Medina, Derque Martín y Ner Suárez— desplegaron todo su talento en una sucesión de intervenciones en las que se combinaron prosa y poesía, relato y verso, en registros literarios y emocionales bien diversos que atraparon a un público encandilado —además de por las voces, unas veces íntimas, otras ácidas, otras trascendentes y otras jocosas, los ritmos y los acordes—, por la atmósfera del huerto y la magia de la noche agaetense.

Una noche también de sorpresas. Una noche en la que Cecilia Domínguez no dudó en arrancarse por décimas, retando como verseadora al avezado José Yeray Rodríguez, y Alexis Ravelo se descolgó con un poema, haciendo un paréntesis en su faceta prosística habitual. Buenas maneras en los jóvenes, con aportaciones de gran nivel, que hicieron honor a la tradición y al escenario.

Además de los citados, estuvieron presentes la concejala de Fiestas y Patrimonio Cultural, Isabel del Rosario, Juan Francisco Santana, Rosario Ibrahím, Tino Prieto, Pedro S. Callicó, Nacho Bautista, Ana Bermúdez o Miguel Ángel Rodríguez Sosa, entre otros.

Reportaje fotográfico: Nacho Bautista / DRAGARIA

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: