Belén Lorenzo, una mujer cautivada por la magia del aforismo

► La escritora presenta su nuevo libro de máximas, 'A pesar de todo', este viernes, 7 de julio, en San Andrés y Sauces (isla de La Palma)

Belén Lorenzo
Belén Lorenzo (Foto: Emilio Barrionuevo).

A pesar de todo, el nuevo libro de aforismos de la escritora palmera Belén Lorenzo Francisco, será presentado este viernes, 7 de julio, en el Teatrino de la Casa del Quinto (San Andrés y Sauces), en la isla de La Palma, en un acto que contará con la participación de la propia autora, el prologuista de la obra, Ramón Araújo Fernández, y el fotógrafo y diseñador de la imagen de la portada, Emilio Barrionuevo.

El volumen reúne doscientos aforismos inéditos, «perlas filosóficas, éticas, humorísticas, siempre poéticas, potentes como un koan y sutiles como un haiku» o «relámpagos que despiertan neuronas perezosas», en palabras de Araújo Fernández, quien considera que «no importa las veces que leamos estos aforismos, máximas o lo que sean, el efecto es siempre el mismo, devolvernos una profundidad que ella sabe que siempre ha estado ahí, un presente desnudo y luminoso que se niega a ser devorado por las sombras».

La autora, por su parte, comenta en declaraciones a DRAGARIA que llegó a este género «de manera natural, por una evolución lógica» de su escritura. «De alguna manera, no lo elegí: el aforismo se vino conmigo. Empecé escribiendo microrrelatos que se volvieron cada vez más pequeños, y me di cuenta de que mis textos ganaban con la brevedad. Desde ahí experimenté con los haikus y los aforismos, y aunque en principio pensé que era negada para ambos, lo cierto es que ahora me siento muy cómoda con ellos. Los dos tienen lectores específicos, pero creo que en el caso del aforismo es posible llegar a un número mayor. Todos somos lectores de frases, de eslóganes… Lo hacemos a diario directa o indirectamente, y por eso pienso que el aforismo es un género capaz de llegar a todo el mundo», señala la escritora.

«Es muy difícil eliminar el ruido»

A Lorenzo no se le escapa que la concisión es un valor en alza en estos tiempos, en esta dictadura de la brevedad a la que estamos sometidos, pero defiende que la del aforismo es una concisión engañosa: «Aunque tratamos de mejorar la calidad de nuestra vida, pasamos por ella a una velocidad de vértigo. Queremos abarcar tanto que dedicamos menos tiempo a cada actividad que realizamos, incluida la lectura. En ese sentido, los aforismos nos permiten leer en un breve espacio de tiempo, pero hay que reservar unos minutos para la reflexión. No es suficiente con pasar la vista por las palabras, hay que detenerse a pensarlas, a sentir qué nos sugieren».

Por eso, la escritora entiende que el aforismo puede ser una herramienta para invitar a la reflexión a las nuevas generaciones, que también reflexionan, aunque «tal vez no todo lo que deberíamos, y lo hacemos demasiado mediatizados». «Estamos sometidos a tal cantidad de estímulos, a tanta información, que es muy difícil eliminar el ruido y quedarnos con lo importante. Y sin embargo, es necesario hacerlo. Requiere un esfuerzo consciente que merece la pena. Si no, nos limitaremos a dejarnos llevar por lo que ocurre. Yo creo que es necesario observar lo que sucede, comprenderlo y responder en la medida de nuestras posibilidades. La escritura es mi manera de hacerlo».

Cinco aforismos

Lorenzo, que se confiesa incapaz de establecer preferencias entre sus aforismos —«Para el libro hice una selección de máximas muy autoexigente, porque quería ofrecer lo mejor de mi escritura, así que esos doscientos aforismos son, de alguna manera, mis favoritos», adelanta estos cinco para los lectores y lectoras de la revista:

«Todos perseguimos un Norte, pero nadie sabe en qué dirección se encuentra».

«Existen tantas formas de amar que es un milagro elegir la adecuada».

«En lugar de practicantes de la libertad, parecemos libres en prácticas».

«Los gestos que heredamos nos acompañarán en la ausencia de sus dueños».

«Cuando acabemos con las etiquetas, no tendremos precio».

Belén Lorenzo Francisco (Santa Cruz de La Palma, 1980) es licenciada en Historia del Arte por la Universidad de La Laguna y en Historia y Ciencias de la Música por la Universidad de La Rioja, especialista Universitario en Archivística y ejerce profesionalmente de Archivera Municipal en el Ayuntamiento de San Andrés y Sauces. Mantiene los blogs literarios Todas las palabras cuentan y Relatos para leer de pie. Ha publicado los libros Breve historia de un cuento que soñaba con ser un título (Cartonera Island, 2014), Leo en las calles (Fundación Mapfre Guanarteme, 2016) y Leyendas de La Palma (Cartas Diferentes Ediciones, 2016).

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: