Beatriz Morales Fernández: «Amo escribir»

Beatriz Morales Fernández

Entrevista exprés

Beatriz Morales escribe desde los 12 años y ya en su adolescencia creó un blog en el que plasmaba sus pensamientos. Al final, escribir se ha convertido en una rutina muy agradable para mí que me enriquece personalmente». Ha asistido a talleres de escritura y seminarios, y ha participado en tertulias, mesas redondas y diferentes encuentros literarios, entre ellos el Encuentro de Poetas celebrado en Agaete por dos años consecutivos.

Tres claves de tu último trabajo

La verdad es que aún estoy en proceso de formación y quiero ir avanzando poco a poco en este maravilloso mundo de las letras. Sin embargo, siempre estoy buscando mejoras para seguir creando. Las claves de mi trabajo son la constancia, pues sin ella no podría escribir, ya que siempre me siento y voy buscando diferentes maneras de expresarme y diversificar la temática; el esfuerzo, nunca me rindo y me niego a ello, luego si algo no me sale como quiero busco formas en las que sí tendría cabida lo creado y sigo indagando en la inspiración que me viene; y la pasión, amo escribir y cuando lo hago me envuelvo en una felicidad que me atraviesa el cuerpo y me anima a seguir escribiendo. Me parece mágico el amor que surge entre el creador y las palabras, es un vínculo único e inseparable.

¿Qué autor o autora te inspira?

Es una pregunta complicada. Me inspiran muchos porque en la carrera leí muchísimo y desde pequeña le dedicaba mucho tiempo a los libros, pero si tuviese que elegir a un autor principal sería a mi padre, Jaime Morales García, sin él y su libro Pasear por Vegueta no hubiese amado la ciudad como lo hago hoy, me enseñó a sentir las calles por las que transcurrimos, a tener como objetivo preservar nuestro patrimonio y a escribir siempre con entusiasmo y desde el corazón. Además, mi otro autor predilecto es indiscutiblemente Alonso Quesada. Su ironía, su descripción tan realista de nuestra idiosincrasia, su esencia tan unida al paisaje insular y su forma de crear estampas identitarias sobre una isla y su pueblo, que sigue teniendo las mismas pinceladas de identidad que hace casi un siglo, a través de sus crónicas me enamoró desde un primer momento y me hizo crecer literariamente.

Un poema, una novela, un cuento

— Un poema: vinculado a mi forma de sentir mi tierra es La maleta, de Pedro Lezcano. Con sus versos sientes todo lo que hemos sido y somos desde dentro y hacia fuera.

— Una novela: quisiera destacar dos obras: una y mi favorita, aunque no sea una novela como tal, es Crónicas de la ciudad y de la noche, leer este ejemplar me cambió por completo la manera de mirar mi ciudad y toda la historia que carga a su espalda; y Doña Perfecta, de Benito Pérez Galdós.

— Un cuento: La conjuración de las palabrasde Galdós. Me enseñó a respetar la lengua desde pequeña, me pareció un cuento muy curioso que, cuando comencé la carrera, siempre recordé con mucha ternura por enseñarme a asociar la lengua como seña esencial de identidad del ser humano junto al espacio.

Una obra de teatro, un guion cinematográfico

— Una obra de teatro: La casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca. El vínculo que establece entre los sonidos, el silencio imperturbable, los personajes y el argumento me cautivó hasta el punto de que hoy en día leo y releo dicha obra y sigo sintiendo las mismas sensaciones de admiración y asombro de la primera lectura.

— Un guion: sin duda alguna, el guion de la película Bienvenido, Mister Marshall, de Luis García Berlanga. La manera en la que se describe la sociedad de entonces con un punto de vista cómico para reflejar las carencias del pueblo español me recuerda a la ironía sublime de Alonso Quesada.

Proyectos

Me siento en un buen momento para avanzar en el mundo literario y seguir escribiendo con el corazón. En este sentido, estoy abierta a todo lo que se me presente en relación a la literatura y a la investigación, así que seguiré haciendo colaboraciones con poemas, microrrelatos, cuentos… Además, quiero participar en algunos certámenes y premios; escribir un libro, mi mayor sueño; y seguir caminando de la mano de mis compañeros de Palma y Retama para disfrutar de la literatura en Canarias. Tenemos muchas cosas pensadas y a nivel individual también.

¿Qué personaje de DRAGARIA serías?

El mar. Me identifico con las idas y venidas de un mundo que se nos escapa, metaforizado en el océano, y todo el significado que tiene para nosotros como canarios. Creo que no sería quien soy hoy sin mis pensamientos reflejados sobre el horizonte azul, sin los paseos por la orilla y sin todas las miradas que perdí observándolo y reflexionando sobre mis sueños, posibilidades y acciones.


'Ámbitos de microficción', de varios autores
Portada de ‘Ámbitos de microficción’, de varios autores.

Beatriz Morales Fernández (Las Palmas de Gran Canaria, 1995) es graduada en Lengua Española y Literaturas Hispánicas, ambos títulos obtenidos en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), y profesora de Lengua Castellana y Literatura. Su trabajo de fin de grado llevó por título La ciudad literaria de Alonso Quesada. Estudia un máster en Cultura Audiovisual y Literaria por la misma universidad y realiza publicaciones en revistas y periódicos como +Dos. La revista del deporte, ocio y salud, Cultura Colectiva, ABC de Canarias, Canarias 7 y DRAGARIA, revista canaria de literatura. Ha participado en el libro de microrrelatos Ámbitos de microficción (Beginbook, 2011) y en diferentes actos literarios. en 2018 fue ponente en el Seminario Género y Relaciones de Poder en la ULPGC.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: