Acerina Cruz: «He perdido la peculiaridad de endiosar a las personas»

Acerina Cruz

Entrevista exprés

Acerina Cruz desnuda su alma: «Me encanta leer, soy una apasionada de la historia, me considero cinéfila y me interesa el diseño gráfico». Se confiesa adicta al té verde y nos habla de su trabajo en el sector turístico, domde gestiona un canadl de gestión  para la distribución online de una cadena hotelera. Inquieta, no solo escribe y participa en actos literarios, sino también en encuentros como los Diálogos con música y letra del Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM), junto a dos músicos. Con muchos proyectos pendientes, confiesa que no le da tiempo de abarcar mucho: «Soy madre, tengo que ir a trabajar ocho horas al día y vivo lejos de los sitios que tienen más actividad literaria», señala.

Tres claves de tu último trabajo

Hasta la fecha, mi último trabajo publicado es Apartamento 714, un poemario incluido dentro del libro Planeta turista, en el que también participan los otros dos poetas miembros del proyecto Leyendo el Turismo, David Guijosa y Samir Delgado. Las tres claves fundamentales entroncan con las líneas del proyecto, significativamente heterogéneo por la variedad de voces alrededor del turismo como eje principal. Algunas son la singularidad del paisaje turístico como lugar de nacimiento y de residencia, la descodificación de algunos tópicos sobre la autenticidad  y la relación del turismo con la literatura. En definitiva, en Apartamento 714 se muestra el lado humano y personal de haber pasado la vida entre turistas.

¿Qué autor o autora te inspira?

Hay muchos y es muy complicado hacer un listado breve. También lo es hacer la selección que, por otro lado, es variable y no desconozco hasta qué punto es importante. He perdido la peculiaridad de endiosar a las personas. Por citar unos cuantos en narrativa: Roberto Bolaño, Marguerite Yourcenar, Jorge Semprún, Thomas Bernhard, Ishiguro o Sarah Waters. En poesía vuelvo a Roberto Bolaño y añado a Elizabeth Bishop, Emilio Prados, José Hierro, Jorge Riechmann, Juan Jiménez y Antidio Cabal. No soy de gustos únicos, necesito variar, recurrir a la amplitud de voces. Al margen de creer o no algunos movimientos poéticos recogidos en diversas antologías de jóvenes poetas y en algunas agrupaciones en torno al canon, dentro de estas publicaciones sí me he encontrado con poetas que individualmente me gustan mucho y que suelo leer. En Canarias también hay autores y autoras jóvenes que me interesan, aunque un poco esparcidos por islas. Creo que la influencia que ejerce en mí la lectura a la hora de escribir es mayoritariamente inconsciente. Es decir, no elijo el autor o la obra que me va a influir y en los últimos poemarios no soy capaz de ver quién me ha podido influir. No obstante, en el marco de Leyendo el Turismo sí puedo citar influencias que no necesariamente son visibles en los poemas que escribo. Algnos son Manuel González Barrera, Eugénio de Andrade o Michel Houellebecq, al que considero importante sin dejar de detestarlo un poco al mismo tiempo. Por otro lado, el libro que más me ha marcado un antes y un después es la Odisea, de Homero. Leo a los clásicos grecolatinos y no dejan de parecerme muy actuales.

Un poema, una novela, un cuento

— Un poema: siempre elijo a Gunnar Ekelöf y el poema La prueba del agua. También Constantino Cavafis recitado por Mastroianni, y hay un poema de Iván Tubau llamado Patria que me gusta releer.

— Una novela: entre las novelas, tal vez me marcaron especialmente Escupiré sobre vuestra tumba, de Boris Vian, y El marino que perdió la gracia del mar, de Yukio Mishima. También me impactó la belleza de Nieve, de Maxence Fermine.

— Un cuento: mi cuento favorito es El soldadito de plomo, de Hans Christian Andersen.

Una obra de teatro, un guión cinematográfico

— Una obra de teatro: respecto a las obras de teatro, Demasiado humano, de Jaime Romo, entre las que he visto representadas y, por otro lado, Locos de amor, de Sam Shepard, entre las que he leído.

— Un guion: elegiría El vientre del arquitecto, de Peter Greenaway, de la que también me quedo con la banda sonora de Win Mertens. Pero si solo tengo en cuenta el guion, elijo Pulp Fiction, de Quentin Tarantino. Entre los guiones de cine adaptados, el de Las uvas de la ira, dirigida por John Ford, y el guion de El proceso, de Orson Welles, sobre la obra de Kafka.

Proyectos

Ahora estoy participando en un trabajo colectivo de mujeres poetas y artistas visuales que está en plena gestación. Debo confesar que no estoy deseosa de proyectos, ahora me interesa estar más tiempo dedicada a la lectura y la escritura.

¿Qué personaje de DRAGARIA serías?

Me habría gustado ser yo en muchas situaciones distintas, soy bastante curiosa. No sé, me habría gustado vivir en Twin Peaks y tomarme un café con el agente Cooper. Me gusta la gente que es feliz con cosas sencillas. Sobre todo, la gente que es feliz y no intenta reparar sus inseguridades fastidiando a los demás.


'Planeta turista', de Acerina Cruz
Portada de ‘Planeta turista’, de Acerina Cruz.

Acerina Cruz (Maspalomas, Gran Canaria, 1983) es licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca y licenciada en Publicidad por la Universitat Oberta de Catalunya. Ha publicado los poemarios Desolación (Beginbook, 2010), In natura (Fundación Mapfre Guanarteme, 2011), El cadáver de la sirena (Idea, 2013) y Planeta turista (Amargord, 2014). También ha publicado una plaquette poética sobre el Puerto de la Cruz en el número 9 de la revista Nexo y ha colaborado en diversas publicaciones colectivas. En 2010 obtuvo el accésit del premio Isaac de Vega en la categoría de cuento juvenil. Es miembro del grupo poético Leyendo el Turismo desde 2011, junto a los poetas Samir Delgado y David Guijosa. En la actualidad, edita la revista de poesía y pensamiento Meletea.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: