María Teresa de Vega: «Soy la necesidad de escribir»

María Teresa de Vega

Entrevista exprés

«Si hablo de mí, lo primero es decir que no tuve, en el pasado, tiempo para escribir cuanto hubiera querido. Pero siempre leí muchísimo», nos confiesa esta escritora nacida en La Laguna y que ha ejercido la docencia muchos años, tanto en Canarias, como en Madrid. «Soy en gran parte, pues, toda esa información sobre el mundo y el ser humano. También soy la necesidad de escribir. Por último, hay en mí una inclinación al desasimiento de esta sociedad por lo que tiene de farsa, de desmesura, de crueldad, y zafiedad», indica. María Teresa de Vega está a punto de presentar una nueva novela, El doble oscuro. Con dos años de formación en la escuela de Bellas Artes, se declara defensora del ser humano y contra «esa burda egolatría de individuos y naciones». Además se muestra en total desacuerdo con quienes «altivamente, pretenden que los que consideran malos escritores dejen de publicar. Es un asunto de gradación, desde lo mediocre a lo insuperable. ¡No querrán acabar con esta escala!»

Tres claves de tu último trabajo

En mi poesía, por un lado, la celebración de lo hermoso; por otro, la conciencia del caos de nuestro mundo como una sombra negra que se alarga hacia el futuro, tanto que resulta cada vez más inverosímil una sociedad en armonía. En la narración, a las claves anteriores se añade un elemento de juego: la introducción de animales sabios que comentan el mundo desde su perspectiva, me asombra que lo que más estupor les causa es su insensatez.

¿Qué autor o autora te inspira?

Me inspira todo lo que leo y me gusta. ¡Hay tanto!

Un poema, una novela, un cuento

— Un poema: Las elegías de Duino, de Rilke, por ejemplo. Otros poemas podrían ser de Emily Dickinson, de Paul Celan. Patrios: Antonio Machado y Cernuda.

— Una novela: Middlemarch, de la escritora George Eliot, que tiene un personaje femenino extraordinario. Ferdydurke, de W. Gombrowicz, una novela satírica, burlona, cómica. Y algunas de la novelas de J. M. Coetzee, que recrea ciertas metáforas de nuestra civilización, adecentada por fuera y oscura y cruel por dentro.

— Un cuento: Cualquiera de Borges. Cualquiera del incomparable Kafka. El cuento Los muertos, de Dublineses, de Joyce. En este género hay numerosísimas joyas, llenas de sentido de principio a fin.

Una obra de teatro, un guión cinematográfico

— Una obra de teatro: Macbeth, Hamlet. Edipo rey, de Sófocles. El teatro griego clásico es imprescindible. La obra teatral de Chéjov.

— Un guión: Remando al viento, de Gonzalo Suárez. Un excelente guión para una buena película. Parte de la reunión de talentos que tuvo lugar en una casa a orillas de un lago suizo en 1816: Shelley, Byron, Polidori y la novelista Mary Shelley, quien escribió allí el famoso Frankestein, a su vez base de otras películas.

Proyectos

Dentro de poco tiempo, espero, saldrá una novela corta, El doble oscuro, estoy esperando su publicación. Sigo escribiendo cuentos y proyecto editarlos con otros, seleccionados y corregidos, de mi primer libro de relatos, Perdidos en las redes. Que no son las actuales redes sociales. También estoy con una nueva novela, en fase de borrador y que espera una corrección implacable y justiciera. Tardará.

¿Qué personaje de DRAGARIA serías?

Me gustaría ser una náufraga, que con otras y otros náufragos arribamos a una isla perdida, y en esta erigimos una utopía con pocas y sensatas reglas.


'Necesidad de Orfeo', de María Teresa de Vega
Portada de ‘Necesidad de Orfeo’, de María Teresa de Vega.

María Teresa de Vega (San Cristóbal de La Laguna) es licenciada en Filología Románica por la ULL. Ha sido profesora de Lengua Española y Literatura en centros de enseñanza de Tenerife y Madrid. En su formación influyeron, además, dos años cursados en la escuela de Bellas Artes y las muchas lecturas, de las que siempre dispuso en la casa de sus padres. Ahora vive en Canarias y escribe. Participa en un club de lectura de poesía, envía algún artículo a la sección cultural de un periódico y acude a muchos actos culturales de la isla. Su vocación por la literatura y sus primeras publicaciones son algo tardías, si bien tiene publicados cuatro poemarios, Perdonen que hoy no esté jovial (2001), Cerca de lo lejano (2006), Mar cifrado (2009), y Necesidad de Orfeo (2015); dos libros de relatos, Perdidos en las redes (2000) y Sociedad sapiens (2005), y tres novelas, Niebla solar (2009), Merodeadores de orilla (2012) y Divisa de las hojas (2014).

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: