María José Alemán Bastarrica: «Escribir poesía es un oficio lento»

María José Alemán Bastarrica

Entrevista exprés

Centrada en la poesía y los aforismos, María José Alemán Bastarrica entiende que «un libro es una hermana, un hijo, una casa»: «Cada vez que veo a alguien con un libro, creo que es de mi familia», señala. En ese ideario, afirma que fue «madre de acogida temporal de libros el tiempo suficiente como para conocerlos bien». Durante siete años tuvo «el privilegio de juntar a libros con personas como un puente» y hoy sabe que le gusta escribir porque le gustan los libros. «Siento su atracción como viejos conocidos que saludan desde la estantería dispuestos a la conversación», confiesa.

Tres claves de tu último trabajo

En Nada de lo que puedo ofrecer me pertenece (Ediciones La Palma, 2019), el tiempo ha sido esencial. Escribir poesía es un oficio lento y requiere de un rigor y unas reglas que cumplir o saltar, pero siempre lento. Además, escribo lo que contemplo, reflexiono o recuerdo y para llegar a las palabras, ordenar el mensaje y conducir una idea, el único que corre es el bolígrafo. También está la cuestión de la memoria o esos pensamientos que vagan y no sabes cómo borrar. He logrado escribir algunos y para mi sorpresa los he liberado. Escribir un poema tiene algo terapéutico, una lo termina cuando ya no es suyo. 

¿Qué autor o autora te inspira?

Violette Leduc, por su capacidad de abstracción, uso del lenguaje y memoria personal. Wislawa Szymborska me enseñó que se puede señalar a cualquier sitio para colocar un poema. Herta Müller tiene un don con las palabras que me mostró el camino hacia una escritura libre.

Un poema, una novela, un cuento

— Un poema:  Espuma, de Luis Feria. Concentra las cualidades que me asustan de la poesía. 

— Una novela: La bastarda, de Violette Leduc. Impresionante relato personal sobre la Francia ocupada y sobre una persona ocupada en sobrevivir, sobre todo a sí misma. 

— Un cuento: Boy (relatos de la infancia), de Roald Dahl. Las memorias de infancia y adolescencia más sinceras y cuerdas que he leído. Realmente no es un cuento, pero Roald Dahl sí lo es. 

Una obra de teatro, un guion cinematográfico

— Una obra de teatro: Casa de muñecas, de Henrik Ibsen.

— Un guion: Vania en la calle 42. El argumento está basado en la obra teatral de Antón Chéjov Tío Vaniacon el guion adaptado por David Mamet.

Proyectos

Seguir jugando con palabras, aunque me quiten la razón.

¿Qué personaje de DRAGARIA serías?

Un verbo para conjugar, pero beber de esos afluentes de la palabra.


'Nada de lo que puedo ofrecer me pertenece', de María José Alemán Bastarrica
Portada de ‘Nada de lo que puedo ofrecer me pertenece’, de María José Alemán Bastarrica.

María José Alemán Bastarrica (La Laguna, 1967) escribe poesía y aforismos. Fue premio de poesía Ciudad de La Laguna en 1985. Ha publicado Plasmario y Mirador (Ayuntamiento de La Laguna, 2005), Una familia completa (Idea, 2009), Desaparecer es empezar en otro sitio (Fundación Mapfre Canarias, 2015) y Nada de lo que puedo ofrecer me pertenece (Ediciones La Palma, colección Ministerio del aire, 2019). Fue coordinadora de la sección de Literatura del Ateneo de La Laguna. Aparece en las antologías Poesía canaria actual (a partir de 1980), de Miguel Martinón (Idea, 2010) y Poesía canaria actual (1960-1992), edición y selección de Cecilia Domínguez Luis (La manzana poética, 2016). (Blog).

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: