Antonio Arroyo Silva

El poeta canario Antonio Arroyo Silva ha sido declarado este jueves, 26 de abril, ganador del XXXVIII Premio Hispanoamericano de Poesía Juan Ramón Jiménez, que convoca la Diputación de Huelva, por su obra Las horas muertas, tras recibir el voto unánime del Jurado, compuesto por Marta López Vilar, Milena Rodríguez Gutiérrez, Ignacio Fernández Garmendia y, como secretario, Juan Antonio Estrada López..

Al premio, dotado con 6.000 euros y la publicación de la obra por la editorial Autores Premiados —dentro de la colección Galardón de Poesía—, y considerado por sus responsables como «uno de los más importantes no solo a nivel nacional sino internacional», han concurrido en esta edición 648 obras, de las que han sido admitidas 580, procedentes de 24 países, sobre todo de España (un 50%) y América.

Un libro «redondo»

La horas muertas es, en palabras de López Vilar, presidenta del Jurado, «un poemario de voz clara, bien estructurado y con sentido del ritmo que combina varios temas y registros, con tonos existenciales, comprometidos y culturalistas». «La obra», prosigue, «maneja diferentes ámbitos temáticos bien sostenidos entre ellos, algo difícil por su extensión; está bien construido, con buena estructura métrica y rítmica y destaca en él un tono contemplativo para mostrar una visión del mundo que intenta desvelarse, nacer por primera vez ante los ojos del poeta, todo ello en un libro muy redondo».

Antonio Arroyo Silva (Santa Cruz de La Palma, 1957) es profesor de Lengua y Literatura jubilado. Tiene en su haber unos once libros de poemas, ha participado en muchas antologías nacionales e internacionales y colabora en algunas revistas digitales y en papel. Miembro activo de Nace y de otros organismos. Su último libro, Ardentía, fue publicado en la editorial Mercurio y forma parte de la colección Faro de la Puntilla que dirige Eugenio Padorno.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: