Antolín Dávila: «La mente es una mendiga que va recogiendo todo lo que encuentra»

Antolín Dávila

Entrevista exprés

Desde la Vega de San Mateo, en Gran Canaria, Antolín Dávila nos sorprende después de más de una década sin editar nada con una nueva novela a punto de salir. Ganador del Premio Benito Pérez Armas en el año 1990, finalista de este mismo galardón en el año 1986, del Premio Ateneo de Valladolid ese mismo año y del Benito Pérez Galdós en 1988, Dávila suma una decena de novelas y varios cuentos en su haber literario.

Tres claves de tu último trabajo

Acabo de concluir mi última novela, después de transcurridos diez años absorbido por mi profesión, titulada Cualquier día de madrugada, que estará en las librerías en el último trimestre del año. Las tres claves podrían resumirse en algo así: la vida es una sonrisa junto a un rictus condicionado por el triste devenir; de todas formas, y para cumplir a rajatabla con el planteamiento, esta nueva novela discurre por tres veredas pedregosas: la vejez o el tránsito por el desfiladero, el respeto a la decisión de un calculado último suspiro y el amor que acompaña a un adiós irreversible.

¿Qué autor o autora te inspira?

No creo en la inspiración, sino en el trabajo. En nada de lo escrito hasta ahora creo que me haya inspirado en la creación literaria de alguien en concreto, porque al final siempre me dejo llevar por la escorrentía de la mente; no olvidemos que la mente es una mendiga, una mendiga tan prodigiosa que va recogiendo todo lo que encuentra en el camino para mostrarse con una faz diferente en cada autor o autora, o al menos así debería ser.

Un poema, una novela, un cuento

— Un poema: El herido, de Miguel Hernández, sin duda por el significado intrínseco que encierra. 

— Una novela: si hemos de hablar de una, pues no hay otra: Don Quijote de la Mancha. Pero si es la primera que leí, A sangre fríade Trumán Capote, que me la prestó un hombre aún siendo yo niño, Adolfo creo que se llamaba, y nunca he entendido cómo es que tenía libros y leía, sobre todo en aquella época. Ahora mismo, manoseándola en mi biblioteca, la segunda fue Los misterios de París, de Eugène Sue.

— Un cuento: bueno, pues me quedaría con algo parido, que el pobre siempre necesita incluso un vaso de agua: ¿Dónde está el muerto? De este cuento se dijo en la revista Fetasa: «Un texto de aguda ironía en el que la fusión entre lo fantástico y lo real se acerca a la perfección».  

Una obra de teatro, un guion cinematográfico

— Una obra de teatro: En la ardiente oscuridad, de Antonio Buero Vallejo, pero también La sangre de Dios, de Alfonso Sastre. 

— Un guion: Casablanca, de Julius Epstein, Philip Epstein, Howard Koch y Casey Robinson. Quizá, algún día, sepa responder al porqué he visto tantas veces esta película.

Proyectos

Ser feliz en esta nueva etapa de jubilado, que creo merecérmelo por lo que he luchado en mi vida desde los catorce años que empecé a trabajar sin dejar de estudiar, acompañado de Margarita, mi esposa, y aunque en la lejanía junto a mi hijo, Eduardo, quien me ha colmado la existencia. En el plano literario, esperemos que los hados sean benevolentes y me permitan seguir escribiendo algo más, al fin y al cabo mi pasión vital desde que un día, con diez años, un maestro de escuela de la época, don Guillermo Rivero Pérez, me dijo que le gustaba como lo hacía. 

¿Qué personaje de DRAGARIA serías?

Un labrador, sin duda alguna, como lo fue mi padre, un buen hombre que se mereció mucho más de lo que le dio la vida.


'Una rosa en la penumbra', de Antolín Dávila
Portada de ‘Una rosa en la penumbra’, de Antolín Dávila.

Antolín Dávila (Vega de San Mateo, Gran Canaria, 1952) es graduado social diplomado, profesor de EGB y administrador de fincas. Profesionalmente ejerció, hasta su jubilación, como tesorero y graduado social en la Administración local. Ha sido premio de novela Benito Pérez Armas de Edición (1989) finalista en el Premio de Novela Benito Pérez Armas en sus ediciones de 1986 y 1998, finalista en el Premio de Novela Ateneo de Valladolid (1986), finalista en el Premio de Novela Pérez Galdós (1988) y premiado en el II Concurso de Guiones Radiofónicos de RNE con el programa de carácter músico-literario Grafías al viento (1986). Ha publicado Una orla para todos (1988), La calle de la Concordia (1989), El cernícalo (1989), El roble del olvido (1991), El caudillo de las sombras (1992), El eucalipto azul (1992/1993), La sombra de los grillos (1993/1994), El amigo de humo (1994), Alguien cabalga sobre su seno (1996), La feria de los lindos sueños (2006) y Una rosa en la penumbra (2007). Ha escrito y presentado programas de radio como Grafías al viento, Conozcamos nuestra tierra, Narraciones al atardecer, Música y poesía y América canta, entre otros. También es actor aficionado de teatro. (Web).

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: