Ciberliteratura

«He escrito un poema y lo he subido a Facebook, acabo de publicar un microrrelato en Twitter, voy compartiendo capítulos de mi nueva novela en el blog… ¿Es eso ciberliteratura?»

La irrupción de Internet y de las nuevas tecnologías ha traído consigo importantes transformaciones en prácticamente todas las áreas de actividad humana y, con ellas, un nuevo caudal léxico plagado de neologismos que, en no pocos casos, provocan confusión entre los usuarios, pero también entre los propios creadores de contenidos.

En el caso de la literatura, términos como transmedia, hipermedia, multimedia, eBook, narrativa hipertextual, escritura colaborativa y todo lo que lleve antepuesto el prefijo ciber —ciberpoesía, ciberdrama, ciberliteratura— llevan conviviendo con nosotros desde hace más de dos dos décadas sin que, en muchas ocasiones, seamos capaces de precisar de qué hablamos realmente.

En este artículo nos proponemos arrojar luz sobre algunos de estos nuevos conceptos y, muy especialmente, sobre el de ciberliteratura, categoría general que engloba todos los genéros surgidos a raíz de la denominada revolución tecnológica.

¿Qué es ciberliteratura?

Por ciberliteratura entendemos la creación literaria concebida expresamente para Internet —o las nuevas plataformas digitales—, que hace uso de las herramientas y soportes nativos inherentes a esas plataformas —con especial atención al hipertexto— y que no puede reproducirse fuera de ellas.

En ciberliteratura no tiene cabida el texto plano como elemento único de la composición

La ciberliteratura es un campo de experimentación creativo de vanguardia, joven, aún indefinido y en continuo proceso de transformación.

En la ciberliteratura no tiene cabida el texto plano como elemento único de la composición, y por eso muchos discuten que se le pueda considerar auténtica literatura. Una creación ciberliteraria hace un uso creativo del hipertexto, pero también de la imagen, del vídeo, del audio o de cualquier otro medio que ayude a enriquecer o interconectar el mensaje, en sintonía con los códigos que caracterizan la comunicación en esta nueva era.

¿Qué no es ciberliteratura?

Tomando en consideración lo expuesto en el punto anterior, prácticamente nada de lo que es literatura puede ser ciberliteratura, por mucho que se intente extrapolar aquélla a Internet o el entorno digital. Nada de lo que ha sido concebido para papel, nada que se circunscriba al texto plano ni nada que no exprese una intención manifiesta de indagar en las posibilidades de la sobredimensión literaria en el nuevo entorno digital

Ni siquiera el eBook —o libro electrónico— o la publicación en webs, redes y blogs pueden tener la consideración de ciberliteratura, salvo que se ajuste a los criterios que hemos detallado. Por tanto, a la pregunta inicial de nuestro amigo, debemos responder que no, que publicar en Twitter, en Facebook o en un blog no te convierte per se en ciberliterato.

Géneros

Hemos dicho que la ciberliteratura es un tipo de creación literaria experimental, joven y en continua transformación. Por tanto, es también hoy por hoy una corriente de expresión  indefinida en cuanto a géneros y formatos. Es una olla de investigación estilística en continua ebullición. Con todo, hay una serie de géneros que gozan ya de cierto bagaje y aceptación. Entre los más destacados se encuentran:

  • Narrativa hipertextual: conjuntos de textos en prosa conectados entre sí mediante enlaces. La hiperficción explorativa o la escritura colaborativa son algunas de sus variantes.
  • Narrativa hipermedia o narrativa transmedia: el texto es sólo un elemento más de una obra integrada también por imagen, vídeo, audio…
  • Ciberpoesía: campo heterogéneo en el que prima el elemento estético, lírico o sugestivo y en el que se emplean alguno de los medios que aportan las nuevas tecnologías. Incluye subgéneros como la poesía hipertextual, la poesía en movimiento, la holopoesía o la poesía virtual.
  • Ciberdrama:  realidades virtuales en las que el usuario debe adoptar una personalidad, a través de un avatar, e interactuar con otros avatares en un entorno virtual. Sus fronteras con el videojuego son muy difusas y, en muchos de los casos, inexistente.
  • Copywriting y storytelling: aunque no aparecen en los manuales de ciberliteratura consultados, incluyo aquí estas dos manifestaciones de la escritura profesional contemporánea porque suponen nuevas expresiones de literatura aplicada a las necesidades del nuevo marco tecnológico y se ajustan a los criterios que hemos detallado.

El hipertexto

Para concluir, dedico un apartado específico al hipertexto, enlace o link (en inglés) por su importancia capital, no ya para la comunicación en la red de redes, sino también para los nuevos modelos de expresión literaria. El hipertexto bien podría definirse como la palabra ampliada, el verbo multiplicado. Permite al escritor enriquecer su mensaje abriendo puertas a otros universos, sugerencias que pueden aportar información, nuevas visiones o establecer un recorrido virtual guiado por su imaginación, multiplicando la capacidad expresiva y comunicativa de la obra en cuestión.

Se podría argumentar que el hipertexto juega en contra del poder evocador de la palabra, que el texto bien engarzado es suficiente para despertar en el lector múltiples ideas e imágenes. Pero, del mismo modo se podría alegar que, sin menoscabar el poder evocador que en cualquier caso siempre tendrá un buen texto, una voz, el enlace bien puede ser visto como un trampolín capaz de sumar ese efecto evocador al efecto evocador de otras voces.

¿Te ha gustado este artículo? ¿Eres escritor o escritora y quieres iniciarte o profundizar en las oportunidades que te ofrecen Internet y las nuevas tecnologías?

Te espero en el taller de Escritores 2.0 que estamos organizando en Unibelia

Infórmate aquí

Fuentes: Wikipedia | Infotecarios

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: