Entre Caín y Betsabé, ‘Nunca más la noche’

Presentación de 'Nunca más la noche', de Juan Ramón Tramunt

La Casa de Colón acogió la tarde-noche de este pasado jueves, 21 de junio, la presentación de dos nuevas entregas literarias de Juan Ramón Tramunt, la colección de relatos Nunca más la noche (Baile del Sol) y el poema extenso Condena y júbilo del poeta Caín (Puentepalo). El también escritor Emilio González Déniz, que ejerció de presentador, decidió que el acto se desarrollara bajo el formato de entrevista-tertulia. Sin renunciar a expresar sus propias impresiones y a informar de los aspectos más relevantes de cada una de las novedades, González Déniz cedió protagonismo a la batería de preguntas que había preparado para la ocasión y, en consecuencia, a las explicaciones del protagonista, a la visión del autor. Así, y muy a su pesar, Tramunt se vio envuelto durante toda la velada en un manto bíblico del que en realidad reniega, pues para él las referencias a personajes y episodios del Antiguo y Nuevo Testamento que en apariencia dan sentido a ambas obras no son más que metáforas, detonantes para la expresión y la creación de mensajes que poco o nada tienen que ver con las Sagradas Escrituras. Pero, claro, titular por Caín, en el caso del poema, y por Betsabé, en el del relato que abre Nunca más la noche —y más que relato, «novela corta larga», en palabras del presentador—requerían algún tipo de explicación. Y las hubo, densas, detalladas e ilustradas con vídeos e imágenes que en su momento le sirvieron de inspiración.

Condena y júbilo del poeta Caín es un poema dividido en tres cantos, un proyecto macerado durante años —«destinado a no ser publicado jamás»— que finalmente ve la luz, a pesar de las reticencias del autor, gracias al empeño de aquellos que conocían de su existencia… y de un compromiso adquirido, quizá inopinadamente, «en una lid festiva entre amigos». Un poema que «duele», como señaló González Déniz, «un verdadero poema tiene que doler», haciéndose eco de la reflexión de un poeta cuyo nombre no quiso citar. Un poema al que el escritor dedica un prefacio de nueve páginas en las que detalla el punto de partida, el proceso, el mensaje y la composición.

Nunca más la noche, por su parte, es una colección de «cinco relatos y medio», según el propio Tramunt, pues el que cierra el libro es y se nomina Relato inconcluso, una suerte de proposición lúdica o creativa en la que se presentan los distintos componentes de la historia y se deja al lector la tarea de construirla. Pero fueron Betsabé, el texto que abre el volumen, y La habitación abuhardillada las narraciones que mayor protagonismo acapararon en la presentación. La primera, por su marcado carácter simbólico, definida entidad literaria y su extensión —para González Déniz bien podría haberse publicado como novela—, y la segunda porque parte de una vivencia personal, en torno a un inmueble abarrotado de cómics, que Tramunt quiso explicar todo lo detalladamente que el acto y el riesgo de spoiler permitían.

Finalizó el acto con la lectura de un pasaje de La habitación abuhardillada, y de algunos versos correspondientes a cada uno de los cantos que conforman el poema, en los que se pudo comprobar la fuerza, la profundidad, la ira o la rabia si mi apuran, la indocilidad, la irreverencia de un texto que González Déniz calificó de «fluido», sin concesión a la atadura formal, un poema «que duele» como, dicen y suscribo, debe doler todo buen poema.

Reportaje fotográfico: DRAGARIA

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: