María Candelaria Pérez Galván: «Me interesan los personajes aparentemente anodinos»

María Candelaria Pérez Galván

Entrevista exprés

Acaba de publicar una nueva novela, Pájaros sin cielo (Ediciones Aguere Idea, 2018), y ya está terminando la que será su cuarta incursión en este género, pues antes ya había publicado dos poemarios, cosechando algún que otro galardón, y participado en varias antologías. María Candelaria Pérez Galván, tinerfeña y licenciada en Filología Hispánica, ha participado entre otros, en el proyecto Libro Fórum Canario de Tegueste, donde los autores y las autoras se sientan a debatir sus obras con el público.

Tres claves de tu último trabajo

Siempre me han interesado los personajes literarios aparentemente anodinos, con existencias vacías, acomodados a la invisibilidad a la que los someten los otros, pero que palpitan, sin embargo, llenos de vida atormentada, en sus sombrías habitaciones, en sus caparazones repulsivos, en sus agujeros siniestros, en sus subsuelos de neón…  a la espera del milagro de una redención que parece no llegar nunca. De esto va Pájaros sin cielo, mi tercera novela. Alguien, en un balcón, mediante un ritual que practica cada amanecer, trata obsesivamente de evitar el despropósito de arrojarse al vacío. A sus espaldas, los altos techos y las paredes desangeladas de su vetusto piso acogen su misantrópica existencia el resto del día. El personaje no está solo: lo acompañan una asistenta ocasional y un perro indeseado. ¿Tres claves de esta novela?: Invisibilidad, culpa y redención.

¿Qué autor o autora te inspira?

En relación con mi último libro, podría decir que me han inspirado, más que autores, personajes como Gregorio Samsa (La metamorfosis, de Kafka), Joseph (Dangling man, de Saul Below), el funcionario (Memorias del subsuelo, de Dostoyevsky), el hombre invisible (El hombre invisible, de Ralph Ellison), el coronel (El coronel no tiene quien le escriba, de García Márquez)… Todos ellos, de uno u otro modo, confinados, desahuciados del devenir de los otros, sin otra perspectiva que el abismo.

Un poema, una novela, un cuento

— Un poema: no tengo un poema. Los he disfrutado por épocas. Se me viene a la cabeza Sonatina, de Rubén Darío, que casi me hacía llorar cuando lo leía en voz alta y me arrebataba su ritmo y su belleza expresiva, y el misterio de su seducción.

— Una novela: Sidra con Rosie, de Laurie Lee.

— Un cuento: los recogidos en Cuentos reunidos, de Clarice Lispector.

Una obra de teatro, un guion cinematográfico

— Una obra de teatro: Antígona Vélez, de Leopoldo Marechal.

— Un guion: Gritos y susurros, de Ingmar Bergman.

Proyectos

La publicación de mi tercera novela y la conclusión de la que estoy escribiendo en la actualidad.

¿Qué personaje de DRAGARIA serías?

La bruma que, al disiparse, desvela el significado de ciertos petroglifos.


'Pájaros sin cielo', de Candelaria Pérez
Portada de ‘Pájaros sin cielo’, de María Candelaria Pérez Galván.

María Candelaria Pérez Galván (Tacoronte, 1952) es licenciada en Filología Hispánica. Ha publicado los poemarios Arena solidaria (primer premio de poesía del CCPC, 1985) y Desde mi origen (CCPC, 1989). Tiene publicados además varios conjuntos de coplas. Es autora de las novelas El cazador de la inocencia (Aguere-Idea, colección G21-Narrativa Canaria Actual, 2015) y Pájaros sin cielo (Ediciones Aguere-Idea, 2018). Ha colaborado con el microrrelato Rojo flagrante en Perdone que no me calle (CCPC, 2017), contra la violencia de género.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: