Benjamín Prado

La designación de Bob Dylan como Premio Nobel de Literatura hace poco más de un año generó un auténtico debate, tanto en los medios de comunicación, como en los sectores afectados y en la opinión pública. Conceder el máximo galardón de las letras a Dylan era una cuestión que trascendía de la genialidad del compositor y músico, y se convertía en una puerta abierta del universo literario a las canciones. Posturas a favor y en contra fueron requeridas en distintos espacios televisivos y radiofónicos, firmas autorizadas escribieron al respecto dejando clara su postura en las cabeceras más destacadas del planeta, y entre los nombres solicitados para opinar al respecto, en España, figuró el de Benjamín Prado. Los argumentos del poeta y confeso admirador de Dylan, además de objetivos y contrastables, fueron reveladores a la hora de alimentar el debate.

Ahora, el autor madrileño nos devuelve a ese debate con la conferencia Los poetas que amo sueñan con ser Bob Dylan (y al revés), que pronunciará el próximo miércoles 13 de diciembre, a las 19.30 horas, en el Palacete Rodríguez Quegles de Las Palmas de Gran Canaria. Un título que, más que arrojar pistas, desvela dos de las grandes pasiones del novelista, ensayista, poeta, autor de canciones y colaborador habitual en la radiofónica La ventana de la Cadena Ser: la poesía y la música.

El programa Tardes de literatura del Palacete Rodríguez Quegles ha querido retomar el tema brindando a sus seguidores la posibilidad de compartir un encuentro con el escritor y sumarse al debate en torno a un creador que, ajeno a debates y polémicas, es por méritos propios, y por la poesía que destilan sus canciones, una figura imprescindible del siglo XX.

Curiosidades y detalles

Prado, que ha visitado la ciudad en diferentes ocasiones, dedicará la velada a introducir a los asistentes en el mundo dylaniano. Contará curiosidades y ofrecerá detalles que señalan el talento y el legado literario que acompañan al genio de Minnesota, al que dedicó un poema en 2002, después de lustros intentándolo, cuyos últimos versos «Yo nunca he estado solo / porque existe Bob Dylan» se han convertido un referente para la legión de seguidores del músico. 

Benjamín Prado ha publicado las novelas Raro (1995), Nunca le des la mano a un pistolero zurdo (1996), Dónde crees que vas y quién te crees que eres (1996), Alguien se acerca (1998), No sólo el fuego (1999), La nieve está vacía (2000), Mala gente que camina (2006), Operación Gladio (2011) y Ajuste de cuentas (2014), los libros de relatos Jamás saldré vivo de este mundo (2003) y Qué escondes en la mano (2014) y los ensayos Siete maneras de decir manzana (2000) Los nombres de Antígona (2001), A la sombra del ángel (trece años con Alberti) (2002) y Romper una canción (2010). Su obra poética está reunida en los volúmenes Ecuador (poesía 1986-2001), Iceberg—ambos aparecidos en 2002—, Marea humana (2006) y Ya no es tarde (2014). Ha escrito también los libros de aforismos Pura lógica(2012), Doble fondo (2014) y Más que palabras (2015). Ha recibido numerosos y prestigiosos premios literarios, entre otros el Hiperión,​ el Premio Internacional de Poesía Ciudad de Melilla,​ el Premio Andalucía de Novela​ y el Generación del 27. Sus libros han sido traducidos, hasta el momento, en Estados Unidos, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, Grecia, Dinamarca, Portugal, Croacia, Estonia, Letonia y Hungría, y editados también en Argentina, México, Perú, Cuba, El Salvador, Colombia y Uruguay. También ha escrito, coescrito y colaborado con canciones de grandes músicos del panorama nacional. Junto a Iñaki de Torre, cada viernes a las 17:00 horas, comparte con los oyentes de la Cadena Ser su pasión por la música, en una cita semanal que explora diferentes derivas musicales, en el programa que conduce Carles Francino. Los lunes, Prado acude a La ventana  de los libros, desde donde recomienda títulos y autores.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: