El segundo estado del mundo

Samir Delgado

Samir Delgado (Las Palmas de Gran Canaria, 1978) ES licenciado en Filosofía por la Universidad de La Laguna y en Maestría de Investigación en Prácticas Artísticas y Visuales por la Universidad de Castilla-La Mancha. Fue becario de las Colecciones y Archivos de Arte Contemporáneo de la Facultad de Bellas Artes de Cuenca, así como diploma en Archivística y Biblioteconomía del Gobierno de Canarias. Como autor ha escritor numerosas obras ensayísticas y poéticas, entre las que destacan ‘Banana Split’ (XXIV Premio de Poesía Emeterio Gutiérrez Albelo, 2010), ‘Galaxia Westerdahl’ (Premio Internacional de Poesía Luis Feria de la Universidad de La Laguna, 2014) y la colección de cuentos ‘Los jardines imposibles’ (premio Milenio del Reino de Granada, Fundación Andalusí, 2013).

FacebookBlogen DRAGARIA

 

El segundo estado del mundo según el griego Odysseas Elytis está configurado por los artistas, los músicos y los poetas, todos juntos a lo largo de los siglos y a pesar de sus diferencias. El poeta, Premio Nobel de Literatura de 1979, hace énfasis en muchos de sus escritos sobre la trascendencia de la palabra humana, de la unión del arte y la vida, llamando la atención sobre la dificultad añadida de que nadie está obligado a interesarse por la poesía y las artes, si bien es verdad que una vez dentro de este segundo estado del mundo hay que aprender a caminar sobre el agua, disfrutar de la ola del misterio, el esperma negro de la creación.

Para Elytis, fallecido en Atenas en 1996, Grecia era una «sensación concreta», su acercamiento a la literatura participaba de un amor profundo a su país más allá de toda frontera, la identidad se palpaba como aquella seña de amistad a través de los siglos que podía descifrarse en la contemplación de un papiro de Safo en el Museo Británico. La escritura renace los puentes del tiempo y el idioma es la casa común porque la riqueza del lenguaje humano reconcilia las posibilidades extraviadas de utopía en un siglo fracturado por las guerras mundiales.

Tal vez por haber sido ciudadano griego, otro morador tardío de la cuna de la civilización en el declive de la Europa posmoderna, Odysseas Elytis refleja en su obra literaria la voz del pulso renovado de lo humano con la historia, la naturaleza y el arte, es el poeta quien descifra y celebra, su moral personal corresponde a las condiciones naturales que marcaron una situación humana particular, y aquí el escritor griego resulta clarividente para resolver la cuestión de la excepción, del papel del poeta en el mundo, cuando alude a que lo importante es de qué manera la excepción concibe la regla, cómo desde la escritura única de cada tintero se afronta el orden impuesto y la posibilidad fascinante de volver a poner todos los sentidos en la conversación oculta de las cosas.

Es curioso el modo en que desde tan lejos de las Islas, leyendo a un poeta griego en traducción mexicana, la diferencia horaria no perturba para nada la extraña sincronicidad que otorga la experiencia de estar en varios lugares a un mismo tiempo, así ocurre que Odysseas Elytis menciona en sus escritos un cuadro de Óscar Domínguez, invoca también el paraíso que un día los griegos ubicaron en las islas afortunadas, y resuelve que cada uno es a fin de cuentas el vellocino de oro de sí mismo. A través de la cultura, la literatura y todas las artes, el segundo estado del mundo descubierto por un poeta griego conserva a duras penas la vigencia de un espacio para la libre creación y el ensueño perdurable de que cada pequeño lugar del planeta ofrezca un color propio, brinde una voz distinta y entone una nota singular para la supervivencia real de la infinitud.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: