En la oscuridad

Elizabeth López Caballero

Elizabeth López Caballero  (Las Palmas, 1985). Es profesora especialista en Audición y Lenguaje,  y Mediadora. Además, preside la Asociación Contra el Acoso Escolar de Las Palmas  (ACAELP). Es autora de ‘Sí, los ángeles también lloran’, ‘En tierra de demonios’ y ‘La niña de la luna’, en esta última aborda el tema del ‘bullying’. También es colaboradora de ‘La Provincia’, donde publica artículos de opinión en su columna: ‘El lápiz de la luna’.

BlogFacebooken DRAGARIA

 

'En la oscuridad', de Antonio Pampliega

En la oscuridad, así he estado dos tardes. Secuestrada en un zulo de Siria por Al Qaeda. Siendo vejada, maltratada y viviendo una forzosa conversión al islam. Desgarrador. También he estado sin ducharme, más que una vez en semana, en alguna ocasión. Comiendo solo aceitunas bajo un frío infrahumano y sintiendo a la muerte escupirme su asqueroso vaho en el cuello. Cuando uno lee, sobre todo cuando uno lee una buena novela, va de la mano de su autor allí por donde él camina. Ríe con él. Llora con él y muere despacio cuando la voz del escritor se ahoga. Terrible. Esto de leer es terrible. La historia te atrapa entre sus páginas y ¡zas!, ya no hay escapatoria. ¡Qué regalo esto de la literatura! Antonio Pampliega es periodista y el autor de En la oscuridad. Es también quien estuvo realmente secuestrado diez meses por Al Qaeda en Siria. Diez meses temiendo por su vida a cada instante. Solo. Sin hablar con nadie. Al borde de la locura.

«no nos hablan de la realidad. De lo verdaderamente importante. Del mundo en el que vivimos»

Esto ocurrió en el año dos mil quince. Poco se habló de él. En cambio, mientras nosotros partíamos el año entre confeti, amigos y vino, Antonio se comía doce trozos de pan duro que había podido esconder. Un trozo por cada campanada. Lejos de los suyos. Lejos del mundo. Y cada vez más lejos de sí mismo. Pampliega lleva desde el año dos mil once viajando a Siria para contarle al mundo de los horrores de la guerra. De una guerra silenciosa y olvidada que parece no importarle a nadie porque, total, no sucede en Europa. Así como tampoco parecía importarle a nadie cuál fuera su destino. Pero no es nuestra culpa, sino como siempre lo es de los de arriba. Esos que nos idiotizan con tres horas de programas rosas de sobremesa o nos presentan la décimo novena temporada de Gran hermono, perdón, hermano. Pero que no nos hablan de la realidad. De lo verdaderamente importante. Del mundo en el que vivimos y de lo que acontece en él. Quizá creen que mantenernos en la ignorancia evitará que nos demos cuenta de sus malas gestiones. Así de tontos nos perciben.

«’En la oscuridad’ es una novela muy bien escrita. Cargada de las emociones y los miedos del autor»

En la oscuridad es una novela muy bien escrita. Cargada de las emociones y los miedos del autor, con los que inevitablemente tenemos que empatizar. Una obra amena con la que entendemos mejor de qué va eso del Daesh, ISIS o Al Qaeda, y las diferencias entre ellos. Que nos explica lo que está ocurriendo en Oriente Próximo, que no nos queda tan lejos. En la oscuridad tiene el don de mantenerte sobrecogido durante toda la lectura y, a su vez, de sacarte una sonrisa con alguna de las bromas del autor. Porque, a pesar de su situación —de la que yo no hubiese conseguido reponerme psicológicamente como ha hecho él— es capaz de no permitir que radicales enfermos con ideologías extremistas le roben lo único que en esos momentos le queda: el sentido del humor. Esa arma que tanto nos ayuda en nuestras horas más amargas. En la oscuridad, es sin duda una recomendación literaria para el verano —y demás estaciones— porque nos ayuda a tomar consciencia, a aterrizar y a mirar a nuestro alrededor y no solo a nuestro ombligo. Esta novela nos ayuda a recordar de dónde venimos, porque de un modo u otro, la historia se repite y, también, de cuestionarnos hacia dónde vamos y cómo pensamos hacerlo. Porque como hasta ahora…, vamos mal.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: