El niño y la luna

Cuento inédito de Dolores Campos-Herero, a partir de una obra de Edward Hopper, cedido por la familia de la escritora para su publicación en DRAGARIA con motivo del décimo aniversario de su fallecimiento

Especial Dolores Campos-Herrero

 

Dolores Campos-Herrero

Dolores Campos-Herrero (Arona, 1954 – Las Palmas de Gran Canaria, 2007) se licenció en Ciencias de la Información, formó parte de la plantilla fundacional de ‘Canarias7’, fue corresponsal de ‘El País’ y escribió para ‘Quimera’, ‘El viejo topo’, ‘El urogallo’, ‘Disenso’, ‘Alharafish’, ‘La plazuela de las letras’ o ‘Cuadernos del Ateneo de La Laguna’. Su actividad fue variada y profusa: guionista de televisión (trabajó en RTVE desde 1987 hasta su muerte), dramaturga, periodista, bloguera, activista cultural y formadora en diferentes talleres literarios, cultivó diversos géneros como la poesía, el relato breve o la literatura infantil. En los años ochenta se dio a conocer con su obra poética en la colección Nuevas Escrituras Canarias. Enriqueció el panorama literario femenino en Canarias con la publicación de quince libros y tres plaquettes que incluyen diferentes géneros, destacando en el relato breve –microrrelato– o brevería, como a ella le gustaba llamarlo. Su primera obra poética publicada fue ‘Chanel número cinco’ (1985). A ésta le siguieron otros títulos como ‘Siete Lunas’ (2002), ‘Otros domingos’ (2003) ‘Noticias del paraíso’ (2005), ‘Una vida imaginada’ (2007) y ‘El libro de los naufragios’ (2009). Se estrenó como narradora con ‘Daiquiri y otros cuentos’ seguida de ‘Basora’ (1989), ‘Fieras y ángeles. Un bestiario doméstico’ (2004), ‘Veranos mortales’ (2005), ‘Santos y pecadores’ (2006) ‘Eva, el Paraíso y otros territorios’ (2006), ‘Ficciones mínimas’ (2007), ‘Breverías’ (2008) y ‘Finales felices’ (2008). En su bibliografía sobresalen, además, los títulos de literatura infantil y juvenil ‘Azalea’ (1993), ‘Arajelbén’ (2005), ‘Rosaura y los autómatas’ (2007), ‘El viaje de Almamayé’ (2007) y ‘Fanny y los seres impares’ (2010).

Wikipedia – en DRAGARIA

Qué te ha despertado?  ¿El cuento del hombre de arena o el de de la criatura horrible que mata con sólo mirarte?

Es la pesadilla de siempre que se te olvida. Vago rescoldo por la mañana, cuando papá y mamá te besan en la frente. Hijo, dice mamá,  tómate tu leche con cereales.

Papá sonríe condescendiente. El también fue un mocoso distraído y lento.  Pero ¿cómo serás cuando crezcas?

'Niño y luna', de Edward Hopper
‘Niño y luna’, de Edward Hopper.

En tu mal sueño no quieres terminarte  el desayuno. No quieres ser mayor, ser grande. Qué extraño convertirte en un tipo con cartera y bigote. El buen administrador que se lleva, de lunes a viernes, su tedio de güisqui, a la oficina.

Toda la historia del miedo está hoy aquí, en el centro de tu cuarto.

Cuando te despiertas hay un tic tac siniestro. Un latido que llega desde el centro mismo del hogar apagado. Los muebles de cerezo hacen pequeños ruidos y hay insectos  minúsculos y ratones perlados que dejan su madriguera. Porque las casas tienen una vida insospechada cuando, quienes las habitan, se duermen. El niño, no. Está despierto. El niño se ha enderezado. Oye en silencio y mira a la luna. Dime pequeño, ¿qué te dice la que reina a oscuras? Las voces ahora no vienen de la tele.

No es la hora de las malas noticias: la sarta de cuerpos difamados,  hambre, heridas, miradas de asombro, parlamentos.

Conferencias, palabras de paz, guerras.

Querido niño: de repente no hay paredes que te protejan. No sabemos qué ha pasado. Estás en tu cama como en una barquilla  que avanza a la deriva. En un mar sin riberas.  No hay paredes; tampoco hay sosiego.

Trazan círculos las gaviotas negras del tiempo, porque tienes siete años, pero empiezan ya a darte picotadas en el blando pecho. ¿De qué te asustas, niño?

¿Qué tiene de malo la luna?

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: