El pescador

Belkys Rodríguez Blanco

Belkys Rodríguez (La Habana, 1968) es licenciada en Periodismo por la Universidad de La Habana. Reportera y redactora en diferentes medios de comunicación en Cuba y colaboradora de la sección cultural del periódico digital Canarias al Día. Entre sus relatos publicados se encuentran: ‘El Túnel’, en ‘Taller de cuentos Factoría de Ficciones’ (Biblioteca Pública del Estado en Las Palmas; ‘Retoques’, en ‘Ámbitos de microficción’, (Beginbook Ediciones, edición de Santiago Gil); ‘El barrendero’, en ‘Libérate hasta de ti’ (Editorial Hipálage- I Premio Exprésate) y ‘Relatos en minifalda’ (Cam-PDS Editores – CanariaseBook). Participó en el libro colectivo ‘Poetas cubanos en Canarias’ (Cuadernos La Gueldera, selección de Juan Calero Rodríguez) y  ‘Miradas al descubierto’ (Cam-PDS Editores – CanariaseBook). En su blog publica relatos cortos, poemas, crónicas y reflexiones.

FacebookBlogen DRAGARIA

 

La caña de pescar era un pretexto. Sabía que los peces jamás se acercarían a esa orilla donde el mar mordía con saña las rocas. Durante un día aciago hacía miles, tal vez millones de años, algún volcán despechado había escupido lava sin misericordia sobre aquellas costas. El hombre se sentó sobre una roca plana y oteó el horizonte. Ninguna isla a la vista, solo un par de gaviotas que planeaban hambrientas sobre su cabeza. Ni ballenas ni delfines ni veleros. Estaba solo frente a un océano grisáceo que ondulaba con vehemencia y luego lanzaba a ciegas la espuma contra las piedras.

El viento castigaba su pelo blanco. El hombre se aferraba a la vara como si fuera su tabla de salvación. El único pez despistado que pasó por allí fue engullido por la voracidad de la gaviota. Él se quedó embobado observando el vuelo de aquel animal que podía divisar el alimento desde una gran altura. Envidió sus alas y no su sentido de la vista. Cerró los ojos y saboreó el salitre incrustado en los labios. Una fina llovizna mojó su camisa descolorida. El invierno estaba a la vuelta de la esquina y muchas aves marinas se marcharían a sitios más cálidos. El hombre volvió a pensar en las alas y no en el alimento.

Una ráfaga de viento frío le arrebató la caña de pescar. Pero él se quedó aferrado a su recuerdo como un niño a la mano de su padre ausente. Sabía que estaba solo a merced de las corrientes y del arrebato de las olas. Las gaviotas también se habían alejado persiguiendo un pez volador. Definitivamente estaba solo, la camisa hinchada como una vela raída, la vista clavada en la escurridiza línea del horizonte. Divisó un barco que navegaba hacia un punto cardinal desconocido. El hombre no tenía brújula ni timón ni rumbo. Solo una vara que ahora flotaba hecha añicos, abandonada a su suerte. El pescador, abatido y con el estómago vacío, se alejó cabizbajo pensando ahora en la porfía del mar y en la mansedumbre de las rocas.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: