Hans-Georg Stümke en Gran Canaria

Samir Delgado

Samir Delgado (Las Palmas de Gran Canaria, 1978) ES licenciado en Filosofía por la Universidad de La Laguna y en Maestría de Investigación en Prácticas Artísticas y Visuales por la Universidad de Castilla-La Mancha. Fue becario de las Colecciones y Archivos de Arte Contemporáneo de la Facultad de Bellas Artes de Cuenca, así como diploma en Archivística y Biblioteconomía del Gobierno de Canarias. Como autor ha escritor numerosas obras ensayísticas y poéticas, entre las que destacan ‘Banana Split’ (XXIV Premio de Poesía Emeterio Gutiérrez Albelo, 2010), ‘Galaxia Westerdahl’ (Premio Internacional de Poesía Luis Feria de la Universidad de La Laguna, 2014) y la colección de cuentos ‘Los jardines imposibles’ (premio Milenio del Reino de Granada, Fundación Andalusí, 2013).

FacebookBlogen DRAGARIA

 

La isla de Gran Canaria tiene un nuevo escritor extranjero para su catálogo de leyendas que han dejado huella en la historia universal del idilio del ser humano con la naturaleza de las Islas. Y es que en 2019 se cumplen veinticinco años desde que el novelista alemán Hans-Georg Stümke puso el punto y final a un libro que se convirtió en bestseller en Alemania y ganó los laureles para representar otro hito en la literatura de todos los tiempos que han hecho de las Islas un lugar de ensueño.

El escritor alemán falleció en Berlín el 29 de septiembre de 2002 y su novela Elvira auf Gran Canaria permanece sin traducir al español, a pesar de haberse convertido desde entonces en un documento esencial para comprender el escenario del turismo en el sur de Gran Canaria, un destino privilegiado entre el extremo sur de Europa y la costa noroeste africana que en los últimos años se ha consolidado como el más importante de Londres a Berlín y el de mayor atractivo mundial durante la temporada de invierno, con especial trascendencia en el volumen de facturación económica generado por el selecto perfil del turismo gay.

Como otros lugares en la historia de la humanidad la ciudad turística tiene mitos y leyendas, cuadros y poemas, apologías y detractores que han volcado miradas a través de su acontecer histórico desde todos los campos de las ciencias humanas. La propia historia de las islas acogió desde siglos atrás la presencia de viajeros alemanes que pusieron su granito de arena para interpretar un espacio insular que se ha transfigurado en uno de los corazones del mayor motor económico a nivel planetario y atesora una de las personalidades culturales con mayor riqueza en el mapa del Atlántico.

«Hans-Georg Stümke representa el último eslabón de los escritores germanos que inmortalizaron unas islas que siguen siendo mitológicas para millones de personas»

Las islas Canarias han sido visitadas por figuras de la cultura alemana que han puesto el acento en su complejidad y fascinación, Alexander von Humboltd alcanzó el pico del Teide y el premio Nobel Günter Grass se enamoró de La Palma, también Ernst Jünger anotó en sus diarios de pasados los setenta la impresión del viaje a Gran Canaria y justamente Hans-Georg Stümke representa el último eslabón de los escritores germanos que inmortalizaron unas islas que siguen siendo mitológicas para millones de personas que cada año acuden a su encuentro como el único lugar que garantiza la cercanía real de la naturaleza y el disfrute vacacional para todos los sentidos.

Más allá de las cifras monetarias y los índices de la movilidad turística global, el arte y la literatura siguen siendo el ámbito excepcional y necesario para traducir esa experiencia tardía de la modernidad y obtener una percepción del papel que juega la historia de la ciudad turística internacional en Canarias. La mirada irónica y comprometida de Hans-Georg Stümke hacia la vida en las islas de la comunidad homosexual que visita Centro Yumbo y la playa de Maspalomas —que también visitó Cristóbal Colón— ha significado el testimonio fidedigno de una forma de vida, de un estado de la civilización y de un modo de percibir las relaciones humanas en crisis permanente.

La novela cuenta las peripecias de Elvira Klöppelschuh en el sur de Gran Canaria, un colofón literario que transparenta la narración de la propia experiencia del autor en la cartografía maravillosa de una isla cuya cercanía al Sahara y la exquisitez de su clima la convierten en el paraíso perfecto para reivindicar los derechos de la comunidad homosexual. En la novela aparecen los lugares paradigmáticos del paisaje urbano del sur grancanario, el hotel Waikiki y la Avenida de Tirajana, la trama brinda un acercamiento al dispositivo del viaje y el tipo de relaciones esporádicas, efímeras y volátiles que se generan en la playa, cada uno de los capítulos de la protagonista Elvira Totterheels —en la traducción inglesa de Ashley Lancaster— desentrañan el universo simbólico de las relaciones en la ciudad turística, un espacio nuevo de la interculturalidad que a mediados de los años noventa suponía el episodio inédito en la Transición democrática española. Y es el escritor alemán quien como visitante excepcional llama la atención desde su dilatada trayectoria como defensor de las libertades en Alemania sobre las problemáticas y contradicciones del ciudadano homosexual, poniendo color y voces a sus pasiones y quimeras.

«cada uno de los capítulos (…) desentrañan el universo simbólico de las relaciones en la ciudad turística, un espacio nuevo de la interculturalidad que a mediados de los años noventa suponía el episodio inédito en la Transición democrática española»

La literatura en general, la creación poética y la expresión artística suponen algunas de las formas de acercamiento a la realidad vital más genuinas y auténticas en todos los tiempos. Por ello, la incursión hacia los entornos de la ciudad turística a través del libro de Hans-Georg Stümke puede llevarse a cabo como otro viaje a las profundidades de la ciudad turística del pasado y del futuro, una posibilidad estética que resulta trascendental en la obra consagrada de otros artistas alemanes de hoy que son imprescindibles para comprender el milenio, desde las fotografías de habitación de hotel de Wolfgang Tillmans a la instantánea de la pasarela de avión de Thomas Demand, los decorados majestuosos en la mirada de Candida Höfer y los turistas en los museos de Thomas Struth.

El nuevo escenario transfronterizo de la ciudad turística tiene a sus poetas, escritores y artistas, el extraño horizonte de la playa ha sido conformado en las últimas décadas mediante la universalización del fenómeno del viaje, el crecimiento de un mapa a gran escala de resorts turísticos y la otra conquista del espacio por las compañías de transporte de bajo coste cuyo influjo conecta las sombras del Partenón de Roma y las luces nocturnas de Copacabana.

Para la clase turista el mundo es una oferta de posibilidades infinitas cuyo denominador común es la acumulación de experiencias, la diversión placentera y el el mayor grado de confort. Las islas Canarias han sido un centro de atracción mundial desde los mitos griegos hasta la publicidad vacacional de sus paisajes. Y como en todas las épocas y geografías, un escritor visitó las islas para contar a las generaciones futuras la distancia entre los sueños y el sol.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: