Desfiladeros

Del poemario inédito 'Voces'

José Miguel Junco

José Miguel Junco Ezquerra, poeta, profesor de inglés de enseñanza secundaria, actualmente jubilado, nace en Las Palmas, Gran Canaria, en 1951. Ha publicado 10 poemarios individuales: La mujer de lava (Ediciones de La Discreta. Madrid, 2016); Oasis (Ediciones Vitruvio. Madrid, 2014); Sonetos (Ediciones Nace. Canarias, 2014); Cierta forma del viento en los cabellos (Ediciones de La Discreta. Madrid, 2011); Países extranjeros (Ediciones de La Discreta. Madrid. 2004); Los días contados (Ediciones digitales menosletra. Las Palmas, 2002); El hombre de salitre y otros poemas (Huerga & Fierro. Madrid, 2000); Cambios de ritmo (edición del autor. Las Palmas, 1997); Hacer las paces (mención especial jurado premio internacional de poesía Tomás Morales 1992) (Ediciones Cabildo Insular de Las Palmas); Telegrama a una estrella (edición del autor. Las Palmas 1989).

FacebookBlogen DRAGARIA

 

Bajaba inadvertida por los desfiladeros de la memoria
y se le hacía de noche por el camino
y la noche le llegaba llena de recuerdos
y los recuerdos le ponían un nudo en la garganta.

Se le sucedían todas las estaciones por el camino
y las estaciones se le posaban en los hombros
y los hombros sentían el paso del tiempo
y el tiempo se le iba destilando por la frente.

Tenía la costumbre de hacer un alto en la estación de la lluvia
porque cuando arreciaba había  que cobijarse
y el cobijo propende a conectar con los espíritus
y los espíritus bajo la lluvia llegan desorientados.

La primavera sin embargo la encabritaba el corazón
y la llevaba inexorable por la ruta de los amores
cuando la sangre hierve y es intenso el latido
y las estrellas buscan complicidad en la mirada.

Se le cruzaban todos sus muchos años por el camino
y corrían incontenibles los barrancos
con la niñez redescubriendo el mundo
y el asombro poniéndole los pelos de punta.

Mientras seguía descendiendo sin mirar atrás
con la mente ya dando las últimas señales
sabiendo como sabía que era un camino sin retorno
porque también los cuerpos al final desembocan.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: