Escritura

Jorge Ortiz Robla

Jorge Ortiz Robla (Las Palmas de Gran Canaria, 1980) es restaurador de bienes culturales y reside en Catarroja (Valencia). Sus poemas aparecen en las antologías ‘Aldea poética VI’, ‘Anónimos 2.1 y 2.2’ (Cosmopoética), ‘En legítima defensa’, ‘Poetas en tiempos de crisis’ (Bartleby Editores) y en revistas como ‘La Cigarra’, ‘Cuaderno Ático’, ‘La bolsa de pipas’, ‘Obituario Magazine’, ‘Eñe. Revista para leer’, ‘La Galla Ciencia-Minoría Virgiliana II’ o ‘Carne para el Perro’, entre otras. Ha publicado los poemarios ‘La simetría de los insectos’ (Lastura, tercera edición, 2016), ‘Resiliencia’ (La Herradura Oxidada, 2016), ‘Presbicia’ (Baile del Sol, 2016) y ‘Aniram, cuento ilustrado’ (Lastura, 2017). Ha obtenido el primer premio en los concursos XLIII Certamen de Poesía de Cheste con la obra ‘Debo y puedo (2016),  Fractal 5.0, con el videopoema ‘Escrito quinto’ (2015) y  XIII Puente de Encuentro, con ‘Comenzar después del fuego’ (2015), así como segundo premio en el V Concurso Internacional de Poesía Yolanda Sáenz de Tejada con Entreguerras (2014). Codirige la Revista Crátera de Poesía y Crítica Contemporánea.

CráteraBlogFacebooken DRAGARIA

 

I

La escritura como proceso natural describe la circunstancia, que vivida, arremete y despotrica, rasga la piel a desigual impacto, ronda la catástrofe insurrecta y cautiva.
El ser como individuo,
la mano como instrumento,
el papel desmembrado de la rama.
He visto un árbol en la palma de mi mano y tiembla.
He visto un árbol que no para de girar.

II

Todo lo que en ti presentas se transcribe, como un aullido que de tinta extiende su llanto.
Todo lo que en ti presentas se transcribe, en un derrame permanente, con una pretensión distante
Todo lo que en ti, presentas,
te necesita.

III

A media voz ignoras la magnitud de aire.
El vacío que vas dejando tras de ti,
a cada paso,
a cada pulso,
a media voz.
Con la otra media respiras,
te alimentas,
eres.

IV

La palabra te (en)vuelve desde un ayer de herida cerrada,
como una cicatriz rosácea,
como un punto débil, que en el golpe,
nos vuelve a supurar.

V

Quizá todo sea dulce y sombrío.
Quizá la vida la sombra de un sauce,
que en su resguardo mata
todo lo que no alcanza la luz.

VI

Todo lo que un día abandonas, con su tiempo regresa.
En cambio en si,
escribir es desprenderse,
sin olvidar,
dejar el frío.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: