Hacia dentro

Beatriz Morales Fernández

Beatriz Morales Fernández (Las Palmas de Gran Canaria, 1995) es una filóloga hispánica recientemente graduada. Su Trabajo de Fin de Grado llevó por título ‘La ciudad literaria de Alonso Quesada’. Actualmente es estudiante del Master en Formación del Profesorado. Ha sido integrante del grupo literario universitario El Paseo de los Flamboyanes y actualmente es miembro del grupo literario Palma y Retama. Fue escritora colaboradora en el libro de relatos ‘Ámbitos de micro-ficción’ en 2011 y ha publicado en la revista ‘+Dos, la revista del deporte, ocio y salud’ durante 2017. Ha participado en diferentes actos literarios: en 2011 fue partícipe en el grupo de escritores del Taller de Escritura de Ámbito Cultural 2011 del Corte Inglés; en 2015 participó y colaboró en el acto de Homenaje a Arturo Maccanti en el Museo Domingo Rivero con el grupo El Paseo de los Flamboyanes; y en 2017 ha participado en encuentros literarios como miembro de la mesa redonda en una charla-debate sobre literatura y lectura de textos propios en la Casa Museo Tomás Morales; y como participante en el Encuentro de Poetas en el Huerto de las Flores realizado por el Ayuntamiento de Agaete con motivo de las Fiestas de las Nieves junto a sus otros compañeros del grupo literario Palma y Retama.

FacebookBlogen DRAGARIA

 

 

Nuestro cuerpo se compone de oxígeno, carbono, hidrógeno, nitrógeno, calcio, fósforo y de un elemento fundamental para nuestra consciencia: pasado. Nos movemos hacia diferentes objetivos según el momento de nuestra vida, cambiamos los sueños según los acontecimientos con los que nos tropezamos y prometemos cosas que sabemos que muy probablemente no se cumplirán. Todo gira en torno a una razón histórica que, consciente o inconscientemente, nos viste cada mañana.

La belleza de los instantes se concentra en esos segundos que después serán recuerdos duraderos en nuestra memoria, enseñanzas en nuestro camino y emociones que recordar cuando la vejez toque a nuestra puerta. La clave de la felicidad está en reconocer la instantaneidad de los momentos para sentir, incluso en las épocas más complicadas, la vida como una oportunidad; desde lo que nos aporta hasta lo que le damos, desde lo que sentimos hasta lo que transmitimos en ella; desde fuera, hacia dentro. Siempre con el pasado como reflejo del que aprender y ser mejores.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: