El domador (o relectura del misticismo)

Víctor Álamo de la Rosa

Víctor Álamo de la Rosa (Santa Cruz de Tenerife, 1969) es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de La Laguna en 1994. Sus primeros poemas obtuvieron en 1987 un accésit del premio Félix Francisco Casanova, mientras que su primer texto narrativo es el relato ‘Hacia el agua, el fuego’, publicado en el periódico tinerfeño ‘El Día’ el 10 de julio de 1988. Su primer libro de poemas, ‘Fósiles o armaduras del tiempo’, obtuvo el premio de poesía Casa de Venezuela en Canarias en 1989, mientras que el segundo, ‘Ángulos de la medianoche’, se publicó en 1990 en la colección Nuevas Escrituras Canarias de la Viceconsejería de Cultura del Gobierno de Canarias. Ya en 1991 publicó su primer libro de narrativa, un volumen de relatos, ‘Las mareas brujas’, que reunía cuentos escritos entre 1987 y 1990.  Durante su estancia en Brasil escribió su segunda novela, ‘El año de la seca’, que vio la luz en 1997 en portugués, con prólogo de José Saramago. En 2001 la editorial Espasa publica ‘Campiro’, su tercera novela, que tuvo dos ediciones en España, fue traducida al francés y al portugués y quedó finalista en 2005 del Prix Fémina a la mejor novela extranjera editada en Francia. Ese mismo año participa en el Festival del Libro Etonnats Voyageurs de Saint-Malo, el más importante del país, como escritor invitado. Grasset, su editorial francesa, siguió apostando por la narrativa de este escritor, y en 2005 adquiere los derechos de su cuarta novela, ‘Terramores’, que traduce y publica en 2007. Esta novela sólo conocerá edición en su original en español en 2008, editada por Artemisa en Madrid. En 1997 publica su tercer poemario, ‘Altamarinas’, seleccionado por Luis Antonio de Villena entre los mejores del año para el suplemento ‘La Esfera’ de ‘El Mundo’, mientras que en 2002, Baile del Sol publica en Tenerife ‘Mar en tierra’, una antología de su obra poética que incluye una selección de poemas inéditos titulada Últimos poemas (1997-2002). Desde entonces, más de diez años habrá que esperar para volver a conocer nuevas entregas poéticas del autor: ‘El equilibrista y los jardines’ (Ediciones La Palma, 2013), y ‘La tos de Pablo y otros poemas para inventar el mundo’ (Baile del Sol, 201)6, son sus últimos libros de poesía. Su obra literaria incluye además dos narraciones destinadas a público infantil y juvenil, ‘El naufragio de los mapas’ y ‘Omar el niño cangrejo’, publicadas en Tenerife por Editorial Afortunadas y Ediciones Idea, respectivamente, en 1998 y 2004.

WebFacebookTwitteren DRAGARIA

 

 

 

 

 

Desde que te compré, a muy buen precio, en el zoo de Madrid, no me has dado más que alegrías. Enseguida me acostumbré a tu rugido conmemorativo cuando aprendías una nueva pirueta, y a acariciarte la melena de rey de la selva como si fueras el bebé que nunca tuve con Bárbara.

Tantas horas juntos y tantos viajes incómodos de ciudad en ciudad con nuestro circo, fueron tejiendo entre nosotros complicidades de novios furtivos, una esfera de amor que nos contenía y que nadie más podrá entender. Más de una vez te pregunté por tus instintos, pero tú solo afilabas tus ojos amarillos y me dejabas sin contestación, agitando tu cabeza como si fueras a presentar una nueva película.

Ahora te agradezco la oscuridad de tus tripas y el haberme engullido tan rápido, sin violencia, casi de un solo mordisco. Aquí dentro se está bien, tan lejos de los muchos problemas del mundo, las deudas, los acreedores, la quiebra, el banco avaro que me dejó sin cuartos siquiera para nuestro entierro. El circo es un negocio de otra época, dijeron. Hiciste bien, ya tan hambriento, en comerme. Mucho tiempo aguantaste sin que te diera alimento. Perdóname. Tú y yo sabemos que solo importa el alma.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: