Solo para coger impulso

► La Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria encara su recta final tras un jueves de presentaciones y sorpresas que registró algo menos de público que días anteriores

La cuarta jornada de la XXIX edición de la Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria ha sido la de menor afluencia de público hasta el momento, pero teniendo en cuenta que era jueves y que hemos tenido un día festivo por medio esta semana, no se puede decir que no haya sido un buen día para libreros y escritores. Sin embargo, la Carpa principal Macondo no logró lleno absoluto en ninguna de las presentaciones, siendo la guineana Trifonia Melibea Obono quien acabó despertando mayor interés, de tal modo que la media hora de rigor se le quedó corta, dejando al público con ganas de proseguir la conversación y saber más de la situación de la mujer y la condición de la homosexualidad en África. Con su obra La bastarda, la periodista y politóloga mantuvo en vilo a los asistentes, que no cesaron de preguntar. Acompañada por la concejala delegada de Igualdad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Diana Olga Mujica Velázquez, y la periodista Ángeles Jurado, Obono explicó que ser mujer en Guinea Ecuatorial y en África en general es «ser un bien, allí no eres persona, eres primero un bien para tu padre y hermano y después del matrimonio lo eres para tu marido». Explicó la indefensión de la mujer ante derechos tan reconocidos como el divorcio: «Si eres fang y te divorcias tienes que dejar a tus hijos detrás, no puedes llevártelos y si eres bubi tienes que llevártelos sin ningún tipo de ayuda económica”.

La obra, que contiene información sociológica y antropológica de primera mano, supone un relato sobre el conflicto entre la estructura familiar y las creencias ancestrales y los deseos de libertad de las nuevas generaciones en el África subsahariana. La autora, que reconoció ser «bisexual», aseguró que «la familia es quien primero te rechaza, ser homosexual es un deshonor, es como ser un blanquito, porque para ellos esto es un tema de brujería de influencia del hombre blanco: para ellos se trata de un mal presagio y muy mala influencia, te quedas sin familia, sin tribu, ni tierra».

Otro de los destacados de la jornada fue Fernando Delgado, quien se mostró muy emocionado por la presencia en la carpa del escultor Martín Chirino. Delgado estuvo acompañado en la presentación de su novela El huido que leyó su esquela por Guillermo García-Alcalde, quien hizo una mención a la rapidez con que debió leer la obra y comentó algunas de las notas que había tomado. Delgado afirmó que «la amistad es una de las cosas que uno más valora con el tiempo». El escritor canario, galardonado con un Premio Planeta, se puso a disposición del público asistente y dijo que «no siempre el autor responde a las demandas de sus lectores, no somos las mejores personas para explicar nuestra obra, la opinión de los lectores siempre enriquece la obra».

Participaron también este jueves Ignacio Romero, con Isla de lobos; Juan Ramon Tramunt, acompañado por el también escritor José Luis Correa y su obra Anturios en el salón;  y Bernardo Chevilly, acompañado por Jonathan Allen.

Hubo espacio para hablar de cine con Santos Zunzunegui que, junto a Luis Miranda, hizo un recorrido por su universo cinéfilo y las claves de su libro. Zunzunegui alegó que este libro «es muy diferente» a todos los que ha escrito: «Hay un intento por mi parte de que sea más descriptivo que analítico».

4ª Jornada de la XXIX Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria
Santos Zunzunegui y Luis Miranda.

Patricia Almarcegui se presentó de la mano del escritor y librero José Luis González-Ruano,  quien pidió disculpas por la ausencia de ejemplares de la obra en la feria debido a diversas circunstancias. «Les presento a Patricia y su libro imaginario», improvisó con humor el librero, expresando su confianza en que los libros «estén para el fin de semana». Almarcegui relató sus viajes por Asia, eje central de la obra presentada, resaltando que es la cuarta mujer que hace este viaje en solitario y que tuvo que leer todos sus 18 diarios escritos con anterioridad para poder recordar y elaborar esta obra.

4ª Jornada de la XXIX Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria
Patricia Almarcegui y José Luis González-Ruano.

También hubo un huequito para hablar de vidrieras y de la influencia del arte flamenco en ellas, con Las ventanas del cielo, de Gonzalo Giner. Su presentación con diapositivas entretuvo a los amantes del arte durante una hora, hablando de su novela y resaltando que hay sitios y animales que también son protagonistas del libro.

Una jornada que nuevamente ocupó la mañana con actividades para los más jóvenes, en esta ocasión todos alumnos de Educación Secundaria, y que por la tarde acogió teatrillos y animación a la lectura que hicieron las delicias de los pequeños que se acercaron hasta la Carpa Gloria Fuertes.

Reportaje fotográfico: DRAGARIA

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: