Cuatro poemas de ‘La extraña suerte’ (adelanto)

Ofrecemos en adelanto cuatro de las piezas que componen el nuevo libro de poemas de Santiago Gil, 'La extraña suerte', que se presentará próximamente

Santiago Gil
Foto: María Álamo Quintana.

Santiago Gil (Guía de Gran Canaria, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado en medios de prensa provinciales y nacionales, así como en distintos gabinetes de comunicación. Ha publicado las novelas ‘Los años baldíos’, ‘Por si amanece y no me encuentras’, ‘Un hombre solo y sin sombra’, ‘Cómo ganarse la vida con la literatura’, ‘Las derrotas cotidianas’, ‘Los suplentes’, ‘Sentados’, ‘Queridos Reyes Magos’, ‘Yo debería estar muerto’, ‘El destino de las palabras’, ‘Villa Melpómene’, ‘La costa de los ausentes’, ‘Gracias por el tiempo’ y ‘2’; la novela corta ‘El motín de Arucas’; el libro de relatos ‘El Parque’; los libros de aforismos y relatos cortos ‘Tierra de Nadie’ y ‘Equipaje de mano’, y los libros de poemas ‘Tiempos de Caleila’, ‘El Color del Tiempo’, ‘Una noche de junio’, ‘Trasmallos’ y ‘La extraña suerte’. También ha publicado un libro de memorias de infancia titulado ‘Música de papagüevos’ y la recopilación de artículos de opinión ‘Psicografías’.

PsicografíasCiclotimias – FacebookWikipediaen DRAGARIA

 

La extraña suerte

TE soñé mucho tiempo antes,
tu sonrisa, la sombra de tus manos,
pisaba sin rumbo por las calles,
lo saben las aceras y las madrugadas,
pero yo ya te había soñado
mucho antes de que tú llegaras,
estaba seguro entre tus abrazos,
en esa quimera de presentimientos
que siempre nos termina salvando.
Y da lo mismo el tiempo,
todos esos años, la extraña suerte,
lo que haya tardado en encontrarte.

Las sombras de Giacometti

A lo lejos nunca sabes si alguien regresa.
Puede que esté a punto de huir para siempre,
o que se dé la vuelta y vuelva de nuevo.
No lo sabes, tampoco puedes ver su cara,
solo atisbas una sombra lejana al final de la avenida,
tú también eres una sombra lejana que él está viendo.
Tampoco sabe si te marchas o si regresas.
Nunca lo sabes hasta que no caminas de nuevo.

Numerología

ESCRIBE letras como si fueran números,
así duelen menos las palabras.
Dale un significado al dos o al cinco.
También los matemáticos utilizan las letras
cuando ya no encuentran números para contarnos.
Tú podrías ser X y yo podría ser Y.
Si no escribo tu nombre y te pongo un número,
el siete, el doce, el treinta y cuatro,
todavía sería capaz de nombrarte.

La inasible

LA belleza es siempre libre.
No pretendas nunca aplomar lo que vuela.
Ama con la suerte del afortunado.
Acaricia su espacio y su presencia,
pero no te empeñes en buscar promesas.
Aprende de otros amores y de otros sueños.
Recorre a conciencia cada pliegue de su cuerpo.
Brinda por la fortuna de encontrarla.
Mañana es otro día y a lo mejor ya estarás lejos.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: