Aurelio González y Manuel Gil
Aurelio González (izq.) y Manuel Gil (Foto: Gobierno).

La Viceconsejería de Cultura del Gobierno de Canarias ha iniciado conversaciones con la dirección de la Feria del Libro de Madrid de cara a asegurar la presencia de la producción editorial canaria en la futura convocatoria de 2018. El viceconsejero autonómico, Aurelio González, mantuvo una reunión con Manuel Gil, responsable desde 2016 del principal encuentro con el libro en España, para cerrar los detalles de la participación canaria.

Esta iniciativa se enmarca en el propósito de la Viceconsejería de «difundir la literatura canaria a través de las editoriales insulares que contribuyen al desarrollo de la industria cultural canaria gracias a sus catálogos y publicaciones», según indica la nota oficial.  «La mayoría de los escritores de las Islas comienzan su andadura literaria gracias a las editoriales del Archipiélago», señala el viceconsejero, «donde suelen continuar apareciendo sus obras a lo largo de los años, por lo que apoyar la difusión y promoción de estos catálogos es de suma importancia para una mayor expansión de la literatura  y el libro canario».

«En este sentido», prosigue el comunicado, «la reciente convocatoria de adquisición de fondos, que ha anunciado el Gobierno de Canarias, viene a recuperar la estrecha relación entre la institución pública y la realidad editorial canaria, que se ha visto afectada por la limitación de recursos en los últimos años».

Caseta propia

El objetivo de la Viceconsejería es que las editoriales que se acojan al acuerdo se instalen en una caseta, «visiblemente ubicada», que albergue el material editorial y la organización de al menos un evento en el pabellón principal de la feria, junto a la celebración, en el espacio de la caseta, de firmas de libros y reuniones con distribuidoras y medios de comunicación.

La Feria del Libro de Madrid se ha constituido como uno de los mayores escaparates de la edición. En 2016 las ventas aumentaron en un 3,5%, y en 2017, la subida fue de un 8%, según los datos ofrecidos por los organizadores del encuentro, recogidos de los propios expositores y los indicadores procedentes del muestreo realizado por primera vez a casi 4.000 visitantes. En total, la facturación ascendió a 8,8 millones de euros.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: