Día de las Escritoras 2017

Beatriz Morales Fernández

Beatriz Morales Fernández

Beatriz Morales Fernández (Las Palmas de Gran Canaria, 1995) es una filóloga hispánica recientemente graduada. Su Trabajo de Fin de Grado llevó por título ‘La ciudad literaria de Alonso Quesada’. Actualmente es estudiante del Master en Formación del Profesorado. Ha sido integrante del grupo literario universitario El Paseo de los Flamboyanes y actualmente es miembro del grupo literario Palma y Retama. Fue escritora colaboradora en el libro de relatos ‘Ámbitos de micro-ficción’ en 2011 y ha publicado en la revista ‘+Dos, la revista del deporte, ocio y salud’ durante 2017. Ha participado en diferentes actos literarios: en 2011 fue partícipe en el grupo de escritores del Taller de Escritura de Ámbito Cultural 2011 del Corte Inglés; en 2015 participó y colaboró en el acto de Homenaje a Arturo Maccanti en el Museo Domingo Rivero con el grupo El Paseo de los Flamboyanes; y en 2017 ha participado en encuentros literarios como miembro de la mesa redonda en una charla-debate sobre literatura y lectura de textos propios en la Casa Museo Tomás Morales; y como participante en el Encuentro de Poetas en el Huerto de las Flores realizado por el Ayuntamiento de Agaete con motivo de las Fiestas de las Nieves junto a sus otros compañeros del grupo literario Palma y Retama.

FacebookBlogen DRAGARIA

⇒ ¿Cómo valorarías el lugar que ocupa la mujer en la literatura canaria actual?

Creo que hoy en día la literatura nos unifica a todos los escritores sin distinción de género, me atrevería a decir que incluso nos nutre de tal manera la relevancia del papel femenino y el masculino como oficio de escritor que ya no podemos entender la literatura sin ambos puntos de vista pues incluso a veces leemos obras y podemos pensar que está escrito por una mujer o un hombre y, sin embargo, es al revés. Nos complementamos hasta el punto de ponernos en el papel contrario porque eso es lo que hace a un escritor ser artista: crear desde cualquier papel o perspectiva independientemente de nuestro género. Por lo tanto, el valor que ocupa la mujer en la literatura canaria actual es alto y equitativo.

⇒ Históricamente ha habido grandes escritoras en las Islas: Pino Ojeda, Mercedes Pinto, María Rosa Alonso, Josefina de la Torre, Chona Madera, Pino Betancor, Josefina Pla… Sin embargo, todas ellas actuaron como francotiradoras en un mundo literario dominado por los hombres. Hoy día asistimos a una explosión de firmas femeninas. ¿Es esto un indicio, una prueba, de que algo está cambiado o de que ha cambiado definitivamente?

Depende del contexto histórico en el que nos encontremos la mujer ha tenido que ofrecer una visión u otra. Considero que en la actualidad la mujer busca una visión de normalidad y de exploración hacia su interior asumiendo toda la carga semántica de su pasado. Por ello, creo que aunque el mundo ha cambiado si miramos hacia atrás, siempre estará en constante cambio y, por esa razón, nosotras también seguiremos ese viaje cambiante ya sea actuando como reivindicadoras, estabilizadoras o exploradoras de tiempos pasados.

⇒ ¿Crees que la mujer debe adoptar un papel reivindicativo en cuanto a la consideración de la literatura femenina respecto a la masculina?

Considero que la estabilización y la normalización del hecho que se relaciona con el papel de la mujer como escritora debe ser fundamental en estos tiempos que vivimos. Un papel reivindicativo debe estar siempre en nuestra manera de ser y de pensar pero ante las injusticias sociales ya que la literatura es un arma intelectual que nos puede ayudar en un futuro no muy lejano. Por eso, en mi opinión,  el papel que deben adoptar todos los escritores, mujeres y hombres, es el de creadores y defensores del mundo que hemos heredado y que nos ha tocado vivir, sin pensar en que un hombre tiene mayor consideración en la literatura que una mujer y viceversa porque la igualdad está en nuestros principios y debemos luchar por ellos y no hay mejor manera de hacerlo que normalizando ambos papeles y enfocándonos en otros asuntos que están por llegar.

⇒ ¿Qué opinas de la instauración del Día de las Escritoras? ¿Crees que ayuda en algo?

Creo que es un día conmemorativo que nos ayuda a a recordar todo el esfuerzo que ha tenido que ejercer la mujer para llegar a donde estamos y para tener la posibilidad de expresarse. Ayuda a concienciar para no olvidar que todos los seres humanos sin distinción tienen derecho a plasmar en papel sus historias, vivencias y sentimientos.

⇒ ¿Cuál es el principal impedimento para el ejercicio de la literatura por parte de la mujer?

Nuestras propias barreras personales, el miedo al fracaso o a la inferioridad. Creo que la fortaleza es una característica de la mujer que no debemos perder ya que es una virtud que siempre nos ha acompañado y nos ha dotado de una sensibilidad multidireccional y una fuerza que nos permite vivir en paz incluso con nuestros demonios emocionales. Hoy en día, el miedo al rechazo por ser mujer o al hecho de no ser valoradas como escritoras pueden ser los principales impedimentos.

⇒ ¿Observas algún elemento distintivo en la literatura femenina canaria respecto a la de otras latitudes?

Yo considero que sí tenemos elementos distintivos con respecto a la literatura femenina de otras latitudes porque la mujer siempre ha estado unida a la tierra por nuestra condición de creadoras de vida y la insularidad nos une más al suelo que pisamos. Esto me hace pensar que nuestra literatura permite a la mujer canaria sentir la naturaleza como su reflejo emocional donde la sensibilidad que nos otorga la sal marina y un mundo natural envolvente en nuestra manera de ser es lo que le permite a la mujer encontrarse en un pequeño pero inmenso archipiélago lleno de historia y donde siempre ha estado unida a la vida que da y que recibe por el espacio en el que vive.

Vivimos en épocas de cambio, avanzamos a segundos tecnológicamente y esto nos va convirtiendo en máquinas cada vez más separadas de nuestra humanidad. Por esa razón, solo quiero añadir que tanto la mujer como el hombre deben recordar todo su pasado a nivel individual y colectivo y todo el esfuerzo que nos empapó las espaldas de sudor y las mejillas de lágrimas para no perder nuestra humanidad. La literatura es una esperanza para todas esas conciencias dormidas que cada día olvidan su identidad y por eso los escritores de ambos géneros deben unificarse en un solo papel: defensores del saber y soldados de la consciencia, la razón y el amor. Tenemos el papel más importante que ha tenido la historia de la literatura.

No te pierdas ninguna de las entrevistas: