Autores del género fantástico en la Feria del Libro de 2016
Autores del género fantástico en la Feria del Libro de 2016 (Foto: DRAGARIA)

Vampiros, dragones, hadas, esperpentos de ultramundos, zombis, fantasmas, trolls, elfos y enanos; mazmorras y mundos paralelos, entre otros, son algunos de los personajes y contextos a los que nos tienen acostumbrados lo escritores canarios del género fantástico. Ficción y adrenalina se dan la mano para poner cardíacos a más de uno desde barrios capitalinos como Guanarteme en Gran Canaria, pasando por Nueva York o París. No hay límites en la imaginación de estos autores y autoras que se van abriendo camino entre la población más joven y haciendo mella en algunos que no lo son tanto. Desde el lado oscuro a lo gótico, desde las atmósferas de horror a la salvación del mundo, así son algunas de estas tramas que tanto gustan a un gran sector de la población.

No es una oferta  editorial que en las islas logre largas colas y agote ejemplares

El género fantástico engloba todo tipo de narraciones que se apoyan en elementos irreales o sobrenaturales, desde la fantasía al terror pasando por la ciencia ficción… tantos subgéneros como queramos ponerles. Historias que transcurren no sólo en espacios imaginarios o reales, sino que también nos cambian en el tiempo y podemos pasear desde las cavernas hasta la actualidad saltando de siglo en siglo. Aventuras épicas bien documentadas, ágiles, directas y sencillas en su lenguaje. Sus autores han ido encontrando una voz propia hasta tal punto que se convierten en algunos de los libros más demandados en las ferias. La Feria del Libro de Madrid ha visto incrementadas sus ventas en los últimos años, y no podemos dejar de mencionar que el fenómeno mundial también ha llegado hasta las nuestras. Tanto en Las Palmas de Gran Canaria como en Santa Cruz de Tenerife los jóvenes demandan este tipo de libros, no en vano en la pasada edición de la Feria de Las Palmas de Gran Canaria Mélani Garzón y Leandro Pinto fueron dos de los escritores que más ejemplares vendieron. Fueron varios exponentes de este género los que realizaron un acto final como broche a la Feria. Además de Garzón, participaron en una multitudinaria muestra —que mezcló teatro, literatura e ilustraciones— Jessica Herrera, Carlos González Sosa, David Melián, Rayco CruzSandro Doreste.

Canarios que destacan

Así y todo, aun no es una oferta editorial que en las Islas logre largas colas y agote ejemplares, la tónica habitual de los creadores del género fantástico es dejarse ver todos los días en las ferias y festivales como los de manga y cómic, el Festival Hanami, el japonés Bononori  o en eventos organizados por los ayuntamientos, incluso saltando de isla en isla. Además, muchos de ellos acuden a dar charlas sobre la importancia de la lectura a colegios e institutos. Están presentes en las redes sociales y eso les acerca más a sus lectores o posibles seguidores.

Podemos afirmar que los autores canarios, entre ellos el ganador del Premio Nacional Minotauro de Ciencia Ficción y Literatura Fantástica de 2010, Víctor CondeGloria T. Dauden —que también introduce la erótica en sus textos—, Miguel Aguerralde —cuyos libros son usados en los colegios de Lanzarote para fomentar la lectura—, y  los ya mencionados, destacan dentro del panorama editorial.

En definitiva, nos encontramos ante un género en constante evolución y creciendo en calidad, aumentando tanto el número de lectores como de escritores. Ejemplo de ello es la irrupción en este ámbito de Luis Henríquez, profesor de Veterinaria de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, que acumula varios premios con algunos de sus relatos cortos. Bien es cierto que algunos escritores nacen y mueren con sus sagas, pero otros no sólo se mantienen, sino que incluso cambian de registro como es el caso de González Sosa, que ha dado un salto a la novela histórica.

Un movimiento sin edad

El libro ha de estar presente en cualquier actividad que se realice, según indican desde los organismos públicos sus máximos responsables, conscientes de que no sólo es un motor económico sino un patrimonio cultural, un legado que dejar para las próximas generaciones. Por lo tanto, el fomento de la lectura pasa por contar con los jóvenes, quienes además se interesan por los juegos de rol y que van encontrando su espacio incluso en encuentros literarios hasta ahora impensables como por ejemplo La Semana Negra de Gijón.

Sin embargo, muchos echan en falta una mayor preocupación de los críticos y las revistas especializadas hacia este género, que es el que más vende en España, sin querer que les clasifiquen en literatos para jóvenes, pues aseguran que sus textos son también para adultos.

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: