Hay días que comienzan

Del poemario inédito 'Poemas miserables'

Berbel

Berbel (Las Palmas de Gran Canaria, 1950) es poeta y narradora, con una amplia trayectoria artística en pintura, cine, ilustración y fotografía. Su obra se halla recogida en diversas antologías y selecciones de poesía canaria y española, así como en numerosos libros colectivos de poesía y narrativa. Ha sido coordinadora y compiladora del libro colectivo de poesía ‘Madrid en los poetas canarios’ (2010) y otros. Obra poética: ‘Apoemas del alba escarlata’ (1984); ‘Cachos’ (1999); ‘La Grecia que hay en mí’ (1999); ‘Ojos de lienzo’ (2002); ‘Los días quebrados’ (2002; 2ª edición, 2003); ‘Las mil y una’ (2005); ‘Código de barras’ (2006); ‘Los desiertos extraños’ (2006); ‘Rojo sobre Negro’ (2007); ‘Los caminos del agua’ (2008); ‘Mujer y Palabra’ (2013); ‘Ciento volando’ (2013); ‘Poemas de Anochecida’ (2015), ‘Poemas Perdidos’ (2015) y Voces de tinta (2016), entre otros. Ha sido traducida a varios idiomas.

BlogFacebooken DRAGARIA

 

Hay días que comienzan
subiéndose por las paredes,
trepándose a los árboles,
llegando hasta las nubes
y soñando, seguramente,
otros vuelos distintos.
Ah, y cualquier cosa simple
tiene otras dimensiones
para unos días así.
Hay días así de distintos, fugitivos,
locos o inútiles.
Días que no se sabe cómo vinieron al mundo,
hasta me parecen de terciopelo y luces de colores,
días de arcoiris y guirnaldas brillantes,
extravagantes y extraños;
días soñados y hasta echados a perder.
Días que incluso empiezan metiendo la pata
o levantándose con el pie izquierdo
y no hay remedio. Nunca hay remedio.
No se sabe qué hacer con ellos
ni en qué lugar guardarlos,
hay días que nacieron tremendamente mutilados,
exentos de pólizas y papeleo jurídico,
salidos de la nada hecha pedazos,
como trozos del tiempo apolillados,
ungidos con la sonrisa del cobarde
y alardeando de que otros días mejores
pudieran existir y que otros,
otros días más grandes, seguramente, ya volverán.
Hay días así de insidiosos, de tremendos,
de inútiles, días sin amarrarse los machos;
días sin pan y cebolla, sin siquiera un café.

 

Puedes comentar este artículo en nuestra página de Facebook: